El río Bita en Vichada, nuevo humedal Ramsar de Colombia

Se protegen 824.535 hectáreas en uno de los rincones vírgenes del Orinoco. Este es el humedal Ramsar número once en el país.

Aguas altas en el río Bita, VichadaMADS

Colombia es un país anfibio. Casi el 25% del país tiene humedales con aproximadamente 30 millones de hectáreas. Por eso, y en el marco de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el Ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, anunció la declaración del onceavo humedal Ramsar de Colombia: el río Bitá, en el departamento de Vichada.

La declaración del río Bitá protege 824.535 hectáreas de uno de los ríos vitales para el ecosistema de la Orinoquía colombiana. A lo largo de 710 kilómetros que van desde La Primavera hasta la desembocadura del río Orinoco, hay morichales y quebradas.

En 2016, una expedición liderada por 40 científicos del Instituto Humboldt y la Fundación Omacha a este impresionante río del Vichada descubrió su importancia biológica. Los datos que recogieron los científicos son impresionantes: 1.134 especies de plantas, invertebrados, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. (Conozca la impresionante biodiversidad del río Bitá, rincón virgen del Orinoco)

Gracias a su estado de conservación (un 94.5%, según calculó la expedición) el Bita es un refugio de aves y peces migratorios; el hogar de la mayor cantidad de mamíferos del país y la cuna de tres especies de plantas únicas en Colombia y el mundo, así como el primer lugar en registrar ocho nuevos camarones y plantas. Los morichales a su vera son hogar de 3.2% de los primates del país.

Con la declaración del río Bitá, Colombia alcanza los 11 humedales Ramsar y casi 2 millones de áreas protegidas bajo esta figura internacional, además de la ampliación de la laguna del Otún en Caldas, Quindío, Risaralda y Tolima.

Adicionalmente, el Ministro de Ambiente destacó los logros ambientales en el Vichada, como el Plan de Adaptación al Cambio Climático, que ya está en implementación y destacó las cerca de 567.00 ha de áreas protegidas que hay en el departamento, lo que sumado a la declaración de Bita como nuevo humedal Ramsar, “deja en un buen nivel de áreas protegidas a perpetuidad esta región. Ese es el mejor legado que le podemos dejar a nuestros hijos”, puntualizó Murillo Urrutia.

Los otros diez humedales Ramsar en Colombia son: Ciénaga Grande de Santa Marta (Magdalena y Atlántico), laguna de Cocha (Nariño), sistema de agua de Chingaza (Cundinamarca), laguna de Otún (Risaralda), laguna de Sonso (Valle del Cauca), Lagos de Tarapoto (Amazonas), Ciénaga de Ayapel (Córdoba) y Ciénaga de Zapatosa (Cesar y Magdalena). (Lea también: Los retos de la Ciénaga de Ayapel ahora que es Ramsar)

Con la declaración del río Bita, los sitios Ramsar del país suman 1´994.385 hectáreas protegidas bajo esta convención. Pero sólo declararlo no es suficiente. En un artículo científico titulado “Río protegido. Nuevo concepto para la gestión de conservación de sistemas fluviales en Colombia”, el científico Germán Andrade, subdirector de Asuntos Científicos del Instituto Humboldt, planteó la necesidad de crear un instrumento de gestión que permitiera la conservación de ecosistemas fluviales y, al mismo tiempo, su aprovechamiento económico. 

Tras ese artículo vino la expedición científica para recoger la información que hoy justifica la declaración ante el comité científico de la Convención Ramsar, y detrás, pensar cómo hacer una producción sostenible manteniendo el estado de conservación el río o incluso mejorándola. El Vichada también será el laboratorio perfecto para probar la utilidad de los Planes de Ordenamiento Departamental, un nuevo instrumento propuesto por Planeación Nacional. (Lea también: Río Bitá, a la espera de una segunda parte)