Emblemática palma de cera, amenazada por celebraciones de Semana Santa

En los dos primeros meses del año se han incautado 1.700 especímenes de este árbol y cerca de 750 especies de fauna. Autoridades lanzaron la campaña "En armonía con la vida" para sensibilizar a la población.

Archivo

Gigantes, poderosas y firmes reposan en las montañas de los Andes las palmas de cera, declaradas como el árbol nacional de Colombia desde 1985. Pero a pesar de su sublimidad y de los cantos y poemas que les han sido dedicados, estas plantas están en riesgo de extinción por la deforestación provocada por los humanos. La llegada de Semana Santa amenaza con agravar la situación.

En esta época del año, los cogollos (hojas no expandidas) de la palma se utilizan para la elaboración de los ramos que se usan en las celebraciones litúrgicas. Estas son partes muy sensibles que únicamente se forman una vez cada 12 meses y que, al ser arrancadas, afectan la salud de la planta, ocasionando la reducción de su población.

Le puede interesar: Los indígenas del Amazonas comen animales de zonas contaminadas

Por esta razón, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, la Conferencia Episcopal y la Policía Nacional lanzaron la campaña “En armonía con la vida”, que busca sensibilizar a la población sobre la importancia de la protección del medio ambiente y la riqueza natural del país durante las celebraciones religiosas.

El principal propósito de esta iniciativa es proteger la palma de cera del Quindío, el loro orejiamarillo y otras especies silvestres, como iguanas, tortugas hicoteas y las águilas cuaresmeras, que son objetivo de los traficantes durante dichos días.

Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, manifestó que “la Semana Santa debe ser en armonía con la vida y en paz con la naturaleza y, en ese sentido, se invita a la ciudadanía a cuidarlas". 

Lea también: Se deteriora la salud del último rinoceronte blanco del planeta

A su vez, informó que en los dos primeros meses del año se han incautado 1.700 especímenes de palma de cera y cerca de 750 especies de fauna.

Por su parte, el monseñor Héctor Fabio Rubiano dijo que “esta Semana Santa vivámosla en sintonía con el cuidado de la creación, el cuidado de la casa común. Celebrar la fe implica también celebrar la presencia de Dios que nos ha dado la creación y que nos ha colocado allí para cuidarla y protegerla. Podemos celebrar de múltiples maneras, sin hacer daño a especies que tienen grandes riesgos”.

De acuerdo con registros nacionales, en el país hay 1.203 especies de flora y fauna amenazadas. De ellas, 407 son especies animales y 796, especies de plantas.

 

 

últimas noticias