En 2030, el 21 % del consumo de energía procederá de renovables

Un informe del Banco Mundial y la Agencia Internacional de la Energía demostró que este tipo de energías seguirán en aumento. Sin embargo, las proyecciones muestran que este aumento sigue siendo demasiado lento.

Las energías renovables son una de las apuestas más importantes para frenar el cambio climático.Pixabay

El 21 % del consumo energético mundial en 2030 procederá de las renovables, es una de las conclusiones más destacadas del Informe sobre el Progreso Energético, elaborado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y el Banco Mundial (BM), entre otros organismos internacionales, y presentado hoy en Lisboa.

El informe también predijo que, a pesar de la inversión creciente en este tipo de energías, su expansión sigue siendo complicada.

En el documento se repasan los progresos realizados de cara a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU para 2030 en materia de energía.  La ONU, a diferencia de otros organismos, no se planteó una cifra concreta: simplemente trazó como meta el incremento "susutancial" y "considerable" de las renovables.

En la Unión Europea, en cambio, el pasado diciembre los países acordaron que, para 2030, el 27% de su energías provendría de fuentes renovables. 

Así han crecido las energías limpias

El informe encontró que en 2010, el 16,7 % del consumo energético mundial era cubierto por renovables, porcentaje que aumentó hasta el 17,5 % en 2015.

Del total de 2015, el 9,6 % correspondió a energías renovables modernas (bioenergía, geotérmica, hidráulica, eólica y solar) y el resto de usos tradicionales de la biomasa.

El sector de la electricidad, que representa el 20 % del consumo final de energía, registró un "rápido progreso" en la expansión de las renovables gracias a la caída de los costos de la eólica y la solar, lo que permitió que las energías limpias alcanzaran el 22,8 % del total en 2015.

El 80 % restante procede de sectores con ratios de renovables "muy bajos", como los transportes, o que se han estancado, como los sistemas de calefacción.

Los retos: crecer tan rápido como la población necesita

En los últimos años, el progreso de las renovables supuso un desafío, especialmente en los países en desarrollo donde el consumo sigue creciendo rápidamente, según el documento, que agrega que a pesar de la fuerte inversión, "fue complicado para la expansión de las renovables mantener el ritmo del aumento de la demanda energética".

En términos positivos, el informe destaca el caso de China, que acumuló el 30 % del crecimiento total en renovables en 2015; de Reino Unido, cuyo crecimiento multiplicó por cinco la media global entre 2010 y 2015, y Brasil, donde el porcentaje de renovables sobre el total duplicó la media mundial.

Sin embargo, las noticias son agridulces. ES evidente que la eficiencia de las renovables ha mejorado, así como su distribución, sin embargo, la velocidad a la cual lo hacen no es lo suficientemente rápida para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

Por ejemplo, en cuanto a la intensidad energética –es decir la energía necesaria para producir riqueza– ha venido aumentándose a un ritmo del 2,2 % desde 2010.

Sin embargo, todavía está lejos de las metas de la ONU: si sigue al ritmo que va, en 2030 se situará en un 2,4%, inferior al 2,6% que se contemplan en los objetivos de desarrollo sostenible.

El documento destaca también atrasos en el acceso de toda la población a la electricidad, pues según sus proyecciones, en 2030 sólo el 92 % de la población tendrá acceso a fuentes confiables de electricidad, contra el 100% que se trazó como objetivo la ONU.

Por otra parte, el documento abordó el tema de las energías limpias para cocinar que, aunque parezca un problema menor, en realidad es uno de los problemas más graves a la hora de limpiar nuestros sistemas energéticos.

De acuerdo con la ONU, actualmente, unos 3.000 millones de personas continúan cocinando con sistemas contaminantes, como la quema de madera o carbón, que provocan 4 millones de muertes prematuras anuales. Para 2030, las cifras siguen siendo bajas, pues sólo el 73 % de la población tendrá acceso a fuentes limpias de energía para cocinar.

¿Cómo cumplir las metas?

Hace un año, en la revista Science un grupo de científicos plantearon el camino que debia razarse el mundo si quiere que, para 2030, al menos dos tercios de su energía provengan de fuentes como la energía eólica o solar. 

Los expertos de la Alianza Global de Institutos de Investigación de Energía Solar (GASERI, por sus siglas en inglés) destacaron cinco acciones que pueden llevarnos a cumplir las metas. Estas son: continuar reduciendo los costos de los paneles solares y mejorando su rendimiento, reducir el tiempo que se necesita para instalarlos y gabricarlos, paneles más eficientes "en cuanto a carga, almacenamiento o transmisión de energía", aumento en la demanda energética para el uso de transporte, calefacción o refrigeración y, finalmente, diseñar mejores baterías para almacenar la energía solar.