Con energía solar, wayuus podrían tener agua

La idea, pensada por estudiantes de la Universidad Nacional, sede Manizales, busca beneficiar 30 familias de la ranchería Jellusira, en el corregimiento de Musichi, Manaure,

Leonardo Ramírez es uno de las cinco personas del equipo que crearon la idea.
Leonardo Ramírez es uno de las cinco personas del equipo que crearon la idea.Cristian Garavito

Cuando Leonardo Ramírez, estudiante de ingeniería eléctrica de la Universidad Nacional, Sede Manizales, viajó al Parque Eólico Jepírachi, en La Guajira, sintió la dificultad que debían atravesar sus habitantes en medio de tanto sol y calor. “Fuimos con una clase de generación de energía para conocer todos los sistemas de aprovechamiento, pero justo hicimos la visita en medio del fenómeno de El Niño”, cuenta. El viaje, que realizó hace casi dos años, le plantó una idea –“un bichito”– que no iba a aterrizar hasta principios de este año: diseñar un sistema de energía limpia que les permitiera a las los wayuu sacar el agua subterránea.

“Con cinco compañeros vimos la clase Taller, donde el profesor nos pedía dar una respuesta a una problemática a través de lo visto en nuestra carrera y en ese momento una de las cosas que más se veían en los medios era la desnutrición en esta zona del país”, explica Ramírez.

Así, junto a María Paola Ocampo, Diego España, Laura Jimena Correa y Andrés Román, casi todos en noveno semestre de eléctrica, empezaron a leer y buscar datos de lo que podían hacer. Sumando los atlas de viento, radiación solar, brillo y agua subterránea de Colombia, llegaron a la conclusión de diseñar una motobomba profunda que se alimentara con energía solar.

El modelo se abastecería de cuatro paneles fotovoltaicos, de 250 voltios cada uno, que lograrían producir un total de 1.000 vatios. Con esto se lograría prender y mantener activa una motobomba subterránea que funciona con 700 vatios para expulsar 15.000 litros de agua.

“Con esto se podrían abastecer hasta 30 familias de una ranchería wayuu, donde cada una obtendría 500 litros de agua para su propio sustento e hidratar los animales”, aclara Ramírez. Aunque hasta el momento la iniciativa no contempla que el agua sea 100 % potable, ya que no recibiría ningún tipo de tratamiento, sí podría ser usada para duchas, lavar loza y otras actividades domésticas.

Y a pesar de que el proyecto se pensó para beneficiar a la ranchería Jellusira, en el corregimiento de Musichi, Manaure, la idea es tan simple que se podría desarrollar en varias partes de Colombia donde el atlas muestre que exista suficiente brillo solar.

“Según nuestros cálculos, implementar este proyecto en La Guajira necesitaría de una inversión de 40 millones de pesos, que aunque es un costo elevado a corto plazo, a 20 años trae beneficios económicos y a las comunidades”, afirma. De hecho, si se trabaja un poco más en el prototipo, los 300 voltios restantes que producen los paneles y no usa la motobomba se podrían guardar en baterías o conectarse a un sistema de electricidad que también lleve algo de luz a las rancherías.

Por esto, lo que esperan los cinco estudiantes es poder venderle la idea a la Gobernación de La Guajira. “Hay una problemática que tiene en rojo a esta región y con nuestra idea solucionaríamos un problema a bajo costo y con recursos renovables”, concluye Ramírez.