¿Es posible hacer un rascacielos de madera?

Se prevé que para el 2041 en Tokio se construirá el primer rascacielos de madera, que tendrá 350 metros de altura. Los promotores de la idea son el japonés Sumitomo Forest y la empresa de arquitectura Nikken Sekkei.

En Tokio se realizará el primer rascacielos de madera. EFE

El instituto de Investigación Tsukuba de Sumitomo y la compañía Nikken Sekkei se unieron para transformar las ciudades en bosques. Por tal razón, decidieron hacer el proyecto W350. La primera meta de este proyecto mide 350 metros de altura: se trata de un rascacielos de madera en Tokio que, se espera, estará listo para el 2041. 

El edificio estará hecho en un 90% madera especialmente procesada. El porcentaje restante será de acero. Tendrá 70 pisos y su planta será de  6.500 metros cuadrados por 455.000. 

Para la elaboración, la madera será laminada y cruzada, es decir,  se usarán muchas láminas de madera encoladas y comprimidas para que quede un material sea más robusta y resistente que el acero. 

Un portavoz de la empresa explicó que primero construirán un edificio menor, de 70 metros de altura y 14 pisos, para poder empezar el mega proyecto. Además explica que se incorporarán maderas que puedan aguantar hasta tres horas de llamas y el agua de sus cascadas y las plantas evitarán que la construcción arda con facilidad. 

¿De dónde saldrá la madera?

Gracias a que el Gobierno japonés en 2010 aprobó una ley de promoción de la madera en edificios públicos, es que la empresa decidió realizar este proyecto que, según ellos, contribuiría a revitalizar los bosques. 

En el interior habrán pequeños jardines y espacios cubiertos con vegetación para impulsar la revitalización de la insdustria forestal en zonas rurales. También, busca impulsar el interés por la reforestación. 

¿Cuáles son las ventajas de usar la madera en las construcciones?

La primera ventaja es que se reduce la emisión de dióxido de carbono, el principal causante del calentamiento global.  De hecho, un estudio publicado en el Journal of Sustainable Forestry en 2013, demostró que la producción del acero y el hormigón, materiales usados frecuentemente en construcción, representan el 16% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. 

Con las construcciones en madera, la industria de la construcción podría reducir sus emisiones en un 31%, como lo refleja un estudio de la Escuela de Silvicultura y Estudios Ambientales de Yale. 

Además, como la madera es mucho más liviana que el acero, es más fácil de transportar, lo que ayudaría a disminuir los combustibles fósiles necesarios para mover los materiales necesarios de la construcción de un lado a otro.