Especies de animales como reporteros de la naturaleza

Las fotografías son tomadas por una serie de microcámaras instaladas sobre los cuerpos de los animales que monitorean los ecosistemas en los que viven.

Las cámaras ubicadas sobre las tortugas marinas llaman la atención sobre la contaminación de los océanos. Flickr - Plumerio Pipichas
Disfrutar el horizonte desde la perspectiva de un águila, experimentar el lento avance de una tortuga o vivir en primera persona una riña entre lobos son algunas de las experiencias hasta ahora inéditas pero recreadas por la campaña gráfica de "Animal CopyRight", impulsada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).
 
La percepción del mundo a través de los ojos de estos animales es posible gracias a las fotografías tomadas por una serie de microcámaras instaladas sobre sus cuerpos, con los objetivos de mejorar el conocimiento sobre su relación con el entorno y “seguir creando conciencia sobre la situación y las amenazas de la fauna en España”, según ha explicado a Efeverde el responsable del Programa de Especies Amenazadas de WWF, Luis Suárez.
 
Este experto ha añadido que la elección de las especies que han participado no ha sido aleatoria sino que está relacionada con algunos de los problemas medioambientales que afronta la biodiversidad y que “podremos entender mejor al asumir el punto de vista de los propios animales”.
 
Así, el águila real se relaciona con el veneno empleado contra las aves rapaces, la tortuga llama la atención sobre la contaminación marina, el caballo se refiere a la apuesta por la recuperación de los usos tradicionales del campo y el lobo ibérico es un símbolo de la naturaleza “en estado puro”.
 
Suárez explicó que las imágenes han sido tomadas “garantizando previamente la total seguridad de los animales” y que los fondos recogidos con su venta se destinarán a actividades de conservación que tiene en marcha esta ONG en relación con los problemas señalados. “Esta iniciativa nos ha dejado fotos muy curiosas, hasta ahora inéditas en primera persona”, señala este experto, como por ejemplo la acometida que sufrió “un águila real, una gran rapaz con una envergadura de dos metros, que fue atacada por una pareja de halcones que defendían su territorio de nidificación”.
 
Otra secuencia de imágenes llamativas, recuerda, es la de “la lucha de un lobo por la jerarquía en una manada salvaje en la que una de las hembras había entrado en celo”.
 
La idea de poner en marcha esta particular campaña surgió a partir de la polémica internacional creada en agosto del año pasado, cuando el fotógrafo David Slater reclamó a la Fundación Wikimedia los derechos de una instantánea que un mono se había hecho a sí mismo en Indonesia en 2011 utilizando una de sus cámaras.
 
Esta plataforma de almacenamiento de archivos llevó a juicio al fotógrafo alegando que la autoría de las imágenes no le pertenecía a él, sino al mono: una guerra de derechos que “al final quedó en tierra de nadie”.
 
Por eso, WWF ha impulsado la creación de la primera y “espectacular” galería de fotografías “hecha por y para los animales” en colaboración con la agencia Cheil y el banco de imágenes Latin Stock, cuyos beneficios repercutirán en la conservación de la biodiversidad.
 
El valor real de las fotografías conseguidas “no es cuantificable en términos de mercado, ya que es la primera vez que se obtiene este tipo de imágenes desde la posición del animal y por tanto no existen precedentes que sirvan de referencia”, reconoce este especialista.
 
En todo caso, las imágenes se han puesto a la venta siguiendo dos modalidades: las ‘royalty free’, con un precio fijo en función de la calidad demandada por el comprador, y las ‘right managed’, que cuentan con derechos completos de autor y precio variable según el uso que se les vaya a dar, desde un comunicado interno hasta una campaña internacional.
 
WWF ha comenzado esta campaña con las fotografías conseguidas por el águila real, con la idea de lanzar las de un animal diferente cada mes. 
 
últimas noticias

Derrame de petróleo en Puerto Boyacá