En Europa se están quedando sin insectos

En los últimos 27 años, la población de insectos de campo se ha reducido en un 82%, según un estudio publicado en la revista Plos One. La intensificación agraria y el uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes serían las causas.

Un escarabajo camina en el campo. Estos insectos cada vez son más escasos en Europa.Pixabay

Un estudio publicado en la revista Plos One ha confirmado que la intensificación agraria y el uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes ha provocado la disminución de hasta un 82 % de los insectos del campo en los últimos 27 años.

El estudio, realizado en 63 áreas protegidas de Alemania y del que se ha hecho eco en SEO/BirdLife, estima una disminución estacional en la biomasa –la cantidad– de insectos voladores de hasta el 76 % y del 82 % a mediados del verano.

Para BirdLife International, el hecho de que más del 90 % del área circundante de todos los lugares de estudio se usen para la agricultura convencional “sugiere que ésta tiene un impacto negativo en la población de insectos”.

En este sentido, la organización conservacionista advierte de que es necesario abordar una reforma de la Política Agraria Común (PAC) de la UE, así como invertir en investigación y programas de seguimiento de las poblaciones de insectos.

Por su parte, Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife, ha asegurado que el uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes “está acabando a pasos agigantados con los insectos de nuestros campos y por lo tanto con una de las principales fuentes de alimentación de algunas aves y reptiles”.

De hecho, la propia Unión Europea alertó recientemente de la disminución en las poblaciones de aves que dependen de los insectos como fuente básica de alimentación y cuyo declive es común en muchos países europeos.

Por su parte, el profesor Dave Goulson, de la Universidad de Sussex (Reino Unido), coautor del estudio, ha señalado que “los insectos constituyen alrededor de dos tercios de la vida en la Tierra y estamos haciendo grandes extensiones de esta tierra inhóspitas para ellos y para la mayoría de las formas de vida”.

Para Del Moral, “esta situación hace que la mejora del estado de conservación de los insectos, así como la prevención de futuros descensos en Europa de algunas especies, requiera esfuerzos y compromisos cada vez mayores por parte de la Unión Europea y de sus Estados miembros”.

Muchas especies se encaminan hacia el “armageddon ecológico” y “si seguimos con la trayectoria actual, nuestros nietos heredarán un mundo profundamente empobrecido”, añadió Del Moral.