Expansión de hormigas: una consecuencia imprevista de la globalización

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Tras analizar más de 4.500 casos de migración entre 1914 y 2013, científicos encontraron que las especies invasoras de hormigas han llegado a todos los continentes debido al comercio y a los constantes viajes humanos.

Un equipo internacional de biólogos descubrió que la migración de las hormigas más allá de su hábitat nativo en el siglo XX se vio facilitada por la globalización del comercio y los viajes humanos en todo el mundo. La mayoría de las especies invasoras de hormigas se establecieron en nuevos lugares mediante las redes de transporte mundial. Así lo asegura un grupo de científicos en una investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

En el estudio, biólogos de Francia y Nueva Zelanda, dirigidos por Cléo Bertelsmeier de la Universidad de Lausana, Suiza, analizaron datos sobre más de 4.500 casos de migración de hormigas por mar y aire a EE.UU. y Nueva Zelanda, que ocurrieron entre 1914 y 2013. Durante ese tiempo se encontraron 51 especies de hormigas no nativas en el primer país y 45 especies en el segundo.

Sin embargo, la mayoría de las especies exóticas de hormigas (76% para EE.UU. y 88% para Nueva Zelanda) se importaron de países fuera de su hábitat nativo, es decir, se produjo un reasentamiento secundario.

Una de las posibles razones que explican ese reasentamiento es, aseguran los investigadores, porque las especies invasoras aumentan con más rapidez en estas zonas que en su hábitat nativo, donde tienen más enemigos naturales y competidores.

Otra posible causa para la alta proporción de asentamientos secundarios es la construcción de redes de transporte en las que todos los nodos (puertos, ciudades, aeropuertos, estaciones) están conectados entre sí. Al caer en un cruce de transporte, la especie se puede distribuir inmediatamente a lo largo de varias rutas en todo el mundo.

De lo que no hay duda es que la diversidad de sus hábitats y alimentos les permitió a estos animales poblar todos los continentes excepto la Antártida. Actualmente, hay muchas especies invasoras de hormigas, e, incluso, cinco de ellas están incluidas en la lista de “las 100 especies invasoras más peligrosas", compilada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

*Este artículo fue publicado originalmente en N+1, ciencia que suma

Comparte en redes: