Expediciones turísticas les está costando la vida a los alpinistas del Everest

Nepal concedió 381 permisos de ascenso al monte en la temporada de primavera. Cada permiso costó 11.000 dólares.

Ya son 10 las personas fallecidas en el Monte Everest. AFP

Esta semana causó impacto las largas filas que se presentaron para el ascenso del Monte Everest. El embotellamiento se presentó en el lugar conocido como "zona de la muerte", que se encuentra a una altura por encima de los 8.000 metros. El cuerpo humano, a esta altura, consume más rápido el oxígeno del que se repone y el durar largos periodos en este punto puede causarle deterioro de las funciones corporales, la pérdida de conciencia y hasta la muerte. (Lea: Ya son 10 los fallecidos en el Everest)

Por eso, la largas filas que se presentan en esta temporada en la montaña más alta del mundo generan un gran peligro para los alpinistas, turistas y los sherpas que guían cada ascenso. Cada uno sube con un tubo de oxígeno, por lo que es importante no desperdiciar ni un solo minuto, ni pasar la noche en la zona.

Una de las principales causas a la que le atribuyen este atasco es que el número de personas en camino a la cima aumenta, debido a que cada grupo de escaladores debe subir asistido por sherpas nepalíes. Hasta el momento se han registrado 10 personas fallecidas, una de ellas es Nihal Ashpak Bagwan. El hombre indio de 27 años, según medios locales, "murió deshidratado, exhausto y por cansancio tras quedar atrapado en el atasco de montañistas".

Andrea Ursina Zimmerman, guía de expedición que alcanzó la cima del Everest en 2016, contó que “muchos embotellamientos son causados por escaladores desprevenidos que "no tienen las condiciones físicas" para el viaje. Esto pone en riesgo no solo sus vidas, sino también las de los sherpas que los llevan a la montaña”.

Los permisos otorgados por Nepal para el negocio de las expediciones turísticas también tiene un rol importante en este embotellamiento. El país concedió 381 permisos de ascenso al monte en la temporada de primavera. Cada permiso costó 11.000 dólares. (Puede leer: Más de 200 montañistas causan un atasco en la cima del Everst)

“Si desea descubrir qué se siente en el punto más elevado del planeta y dispone del capital suficiente para compensar su edad avanzada, su deficiente condición física o su miedo al riesgo, puede apuntarse al servicio VIP del Everest…”, son los anuncios con los que ofrecen las expediciones turísticas. Algunos expertos en el tema señalan que las personas que puedan pagarlos sin tener experiencia como alpinistas ponen en riesgo la vida de quienes deciden escalar la montaña y de sus sherpas.

Estas expediciones turísticas se incrementan a finales de mayo,  época del año en la que se presentan condiciones menos extremas. A diario aumenta el número de escaladores que utilizan la misma ruta para ascender la montaña, por lo que las personas deben hacer largas filas en medio de temperaturas glaciales. Anuja Vaidya, quien alcanzó la cima del monte el miércoles pasado, aseguró que su equipo “tuvo que esperar más de una hora en el descenso porque había una fila de montañeros en el camino. Tuve miedo y estaba preocupada (…) Hacía mucho frío y soplaba mucho viento. Pero no podíamos bajar, porque había mucha gente haciendo fila".

Aunque Vaidya regresó sin lesiones, contó que muchos montañistas no corrieron con la misma suerte y resultaron afectados por congelación en el campamento base. El sherpa Lam Babu ha subido siete veces el monte más grande del planeta y advirtió que esta afluencia puede ser fatal, sobre todo si los equipos no llevan oxígeno extra. "Había más de 200 personas en esa fila, y uno no puede adelantarlos. Era muy difícil, vimos equipos esperando durante dos o tres horas", señaló al mismo medio. Según medios locales, el viernes cerca de 600 personas habían alcanzado la cima de la montaña. (Le puede interesar: Un nepalí establece un récord al subir por 23ª vez al Everest)

Esta no es la primera vez que las largas filas del Everest son titulares en las noticias. En 2012, 260 montañistas intentaron subir la cima el mismo día aprovechando el buen tiempo que hacía. La afluencia ocasionó un embotellamiento en el escalón Hillary, una roca vertical de 12 metros que supone el último gran obstáculo antes de llegar. Cuatro personas murieron al descender por cansancio y mal de altura.

862781

2019-05-26T13:32:35-05:00

article

2019-05-26T13:51:34-05:00

paucasas_95_95

none

-Redacción Medio Ambiente

Medio Ambiente

Expediciones turísticas les está costando la vida a los alpinistas del Everest

80

5341

5421