La extinción oficial de los tigres de Camboya

Según información de la organización conservacionista WWF, hemos acabado con el 97 % de los tigres en los últimos 100 años. A partir de hoy los ambientalistas de ese país iniciarán un plan de acción para su reintroducción en el ecosistema.

La deforestación y la caza han devastado el número de tigres en Asia, con estimaciones de su población mundial de tan sólo 2.154 individuos. / Flickr- Phalinn Oui

Hoy, un grupo de conservacionistas del tigre de Camboya declararon que la especie está "funcionalmente extinta", aunque confirmaron que ya se puso en marcha un plan de acción para reintroducir a los grandes felinos en los bosques del país asiático.

Los tigres acostumbraban a vivir en los bosques secos de Camboya. Pero, de acuerdo con información de la organización ambiental WWF, debido a la caza furtiva de dos tigres y sus presas se terminó por devastar a la especie.

El último tigre fue visto en la cámara trampa de la provincia de Mondulkiri en 2007. “Hoy en día ya no hay ninguna población reproductora de tigres en Camboya y están, por tanto, extintos”, dijo el grupo de conservación en un comunicado.

En un esfuerzo por revivir a la población, el gobierno de Camboya aprobó el mes pasado un plan para reintroducir a los animales en el bosque protegido de Mondulkiri, ubicado en el extremo este del país.

El plan consiste en la conservación de un trozo de hábitat adecuado que será trabajado y protegido contra los cazadores furtivos. De igual forma, el plan incluye la protección de las presas que cazan los tigres, dijeron las autoridades.

“El tigre fue cazado hasta su extinción debido a la aplicación de una ley débil y el gobierno está reaccionando”, dijo Suwanna Gauntlett, de la Alianza para la Naturaleza.

La deforestación y la caza han devastado el número de tigres en Asia, con estimaciones de su población mundial de tan sólo 2.154 individuos, según cifras de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Los países con poblaciones de tigres como Bangladesh, Bután, China, Camboya, India, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Nepal, Rusia, Tailandia y Vietnam están actuando desde 2010 para duplicar su los números para el año 2022. Funcionarios de los 13 países acordaron reunirse del 12 al 14 de abril en Nueva Delhi para discutir las metas y los avances.

Keo Omaliss, director del departamento de vida silvestre y la biodiversidad de la Administración Forestal, dijo que “queremos dos tigres machos y cinco a seis tigres hembras para el principio”, sostuvo.

El gobierno necesitará, para llevar a cabo este ambicioso objetivo, la suma de entre $US20 a $US 50 millones para el proyecto. Además, en la rueda de prensa los expertos aseguraron que ya se iniciaron conversaciones con Tailandia, India y Malasia para que un pequeño número de tigres salvajes sea introducido.