Gabriel Eisenband, primer colombiano en ganar el Wildlife Photography Award

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Este miércoles se dieron a conocer los ganadores de uno de los premios más importantes de fotografía de naturaleza del mundo, el Wildlife Photography Award. Uno de los galardonados fue el barranquillero Gabriel Eisenband por una imagen del nevado del Cocuy.

Cuando Gabriel Eisenband era pequeño disfrutaba ir a pescar con su abuelo. Las horas que pasaba en altamar le hicieron darse cuenta de que la naturaleza le generaba una paz que ninguna otra cosa podía otorgarle.

No se considera un hombre religioso, pero cree que el mundo es su templo. Es consciente de que, a diferencia de otros, su templo no es tranquilo y pasivo, está vivo y es tan feroz como maravilloso.

Este Barranquillero estudió cine y toma fotografías desde hace más de 19 años. La vida lo llevó a ocupar cargos administrativos por casi 20 años hasta que un día decidió dejar la corbata y la oficina por los inmensos paisajes colombianos.

Realizó un recorrido por 46 Parques Nacionales Naturales del país que le tomó un par de años y, como fruto de sus viajes, publicó en 2018 un libro con las imágenes que registró con su lente.

Gabriel dice que su pasión son las fotos de paisajes porque busca retratar algo más allá de las cosas efímeras que rodean los espacios habitados por humanos como las ciudades; y cree que la fotografía es el medio más eficiente para compartir con otros esa espiritualidad que sólo encuentra en los espacios naturales.

“Las imágenes de paisajes me hacen sentir que la vida está equilibrada, que existe todavía un balance”, afirma.

Para este fotógrafo barranquillero hacer fotos es un ritual y compartir esa experiencia que para él es casi sagrada lo llevó a ser el primer colombiano en ganar uno de los premios de fotografía de naturaleza más importantes del mundo: el “Wildlife Photography Award”, organizado por el Museo de Historia Natural de Inglaterra. (Vea las fotografías ganadoras aquí: Ganadores del “Wildlife Photographer of the Year 2020”)

La fotografía que lo llevó a ser condecorado con el premio, en la categoría “Plantas y hongos”, es una imagen del pico Ribak’uwa del nevado del Cocuy.

“Quería hacerle una foto al pico más alto del nevado al atardecer”, cuenta el fotógrafo.

Por desgracia el clima no estuvo a su favor. Cuando el atardecer acabó y pensaba que tendría que devolverse sin la imagen que había visualizado, el reflejo de los últimos rayos de sol, que son conocidos como “la hora azul” le dieron esperanza.

Luego de entrar en su cámara por 30 segundos dejaron para Gabriel y para todos los espectadores la maravillosa escena que sería merecedora de ganar la importante competencia fotográfica.

Esta era la primera vez que Gabriel participaba en el premio y considera un honor ser el primer colombiano en conseguir el reconocimiento.

Ahora planea realizar un ensayo fotográfico sobre el Páramo de Chingaza y está en busca de patrocinio para llevarlo a cabo lo más pronto posible.

Para conocer más sobre el trabajo de este fotógrafo colombiano que ha dejado el nombre del país en alto, lo invitamos a recorrer sus redes sociales donde podrá maravillarse con más de sus imágenes.

Comparte en redes: