Gobierno avanza en ampliación de vía que amenaza la Ciénaga Grande

El ministro de Ambiente se reunió con autoridades ambientales de la región y encargados del proceso de contratación y licenciamiento. El objetivo: establecer cronogramas y hoja de ruta de la obra.

Archivo El Espectador.

Pese a las alertas sobre la tragedia ambiental que significaría, el Gobierno no desiste de la ampliación de la vía que conecta Barranquilla con Santa Marta, con la que según científicos y ambientalistas se pone en juego la Ciénaga Grande al ser uno de los ecosistemas más frágiles del país. Este lunes, autoridades ambientales y regionales de la Ciénaga Grande de Santa Marta se reunieron para establecer un cronograma preliminar, que se tomará como hoja de ruta para establecer qué tan viable es la construcción de la carretera. (Lea: La carretera que tiene en jaque a la Ciénaga Grande)

Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente, indicó al término del encuentro que la ejecución del deberá estar sustentada en estudios que determinen la factibilidad de la construcción. Asimismo, el ministro de Ambiente aseguró que el cronograma que están planteando tendrá en cuenta los reparos y necesidades de los ambientalistas. El vicepresidente Germán Vargas Lleras, quien ha lamentado que esta sea la única vía de cuarta generación (4G) que no ha podido concretarse en la región caribe, también influirá en la hoja de ruta de la construcción, pues hará parte del proceso de contratación y licenciamiento, a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y la Autoridad Nacional De Licencias Ambientales (ANLA), respectivamente. (Lea: Los consejos de un científico alemán para proteger la Ciénaga Grande)

"Este es un proyecto de interés nacional, estamos acordando un cronograma que pueda conciliar la necesidades de los términos del proceso de contratación de la ANI, de licenciamiento de la ANLA y el sector ambiental, que a su vez se estará discutiendo con el Vicepresidente, Germán Vargas Lleras", manifestó Murillo tras la reunión.

En la reunión también estuvieron los gobernadores del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, y de Magdalena, Rosa Cotes. De la Rosa aseguró que el encuentro fue clave para avanzar en el proceso de construcción de la obra. Además, destacó que el resultado de la reunión fuera lograr una coincidencia de cronograma de las dos entidades encargadas de la contratación y las licencias.

“El tiempo ganado hoy es fundamental. Coinciden los dos cronogramas tanto el de la ANI con el de la mesa, además de la información disponible sobre ese gran cuerpo ecológico y con esa información se ahorra tiempo", indicó el gobernador del departamento del Atlántico.

Cotes, a su turno, expresó la necesidad de que la construcción no afecte el medio ambiente, pues la principal queja de los ambientalistas es que la Ciénaga Grande, la laguna costera más grande del país, se vería bastante perjudicada pues acabaría con algunos ecosistemas. Al respecto, los ambientalistas han propuesto la construcción de viaductos o puentes que impidan que en un futuro las olas se tropiecen con la carretera, y que a su vez retroalimenten las entradas de agua dulce que llega del río Magdalena y la de sal del mar Caribe.

“Lo que queremos es una vía que sea sostenible pero amigable con el ecosistemas y por eso hemos definido este camino siempre pensando en el medio ambiente", manifestó Cotes sobre la reunión de una mesa que anunció que continuará trabajando para articular las múltiples visiones respecto a la construcción de la hoja de ruta para la construcción en la Ciénaga Grande de Santa Marta.