Gorgona: ¿de parque natural a base naval?

La construcción de una gran estación de guardacostas en la isla, que tendría un muelle de 163 metros, un radar de alta potencia e instalaciones para 28 personas de la Armada ha despertado preocupación entre los científicos.

Gorgona hace parte de la Lista Verde de Áreas Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). / AFP

El pasado jueves 3 de noviembre, el colectivo Unidos por Gorgona publicó una petición en la página web de la organización Avaaz (una comunidad global en línea que busca hacer presión por ciertas causas de interés común) para frenar la construcción de la estación de guardacostas en el Parque Nacional Natural Gorgona. (También le puede interesar: Ambientalistas rechazan la construcción de una estación de guardacostas en el Parque Gorgona).

La construcción que se planea hacer fue solicitada por el Ministerio de Defensa y busca poner en marcha el proyecto “Construcción, operación, abandono y restauración de la Estación de Guardacostas en la Isla Gorgona y obras complementarias”. (Consulte aquí la licencia ambiental entregada).

Sin embargo, según destacó la petición y lo comprobó Edgardo Londoño-Cruz, investigador de la Universidad del Valle y miembro del Comité Científico del Parque Gorgona en una carta enviada a la directora de Parques Nacionales, Julia Miranda, esta licencia ambiental fue aprobada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) el 31 de diciembre de 2015, en un tiempo récord de 29 días. (El estudio de impacto ambiental se entregó el 2 de diciembre de 2015 y la licencia se otorgó el 31 del mismo mes).

Y, además, como aseguró Londoño en el correo, la obra carece de estudios completos y varios condicionantes por parte de los funcionarios de Parques, que tuvieron sólo una semana para realizar el trabajo, pues les fue solicitado en la segunda semana de diciembre de 2015. “De hecho –dice Londoño en el correo–, la Armada contactó a la Universidad del Valle para que realizara estos estudios, pero se solicitaba que fueran hechos rápidamente, en menos de un mes, algo que técnicamente no es posible para nosotros, que debemos tener absoluto rigor científico”.

Sin embargo, para Julia Miranda, directora de Parques Nacionales, “se diseñó la mínima infraestructura requerida para que ellos (la Armada) pudieran estar. Nosotros ya contamos con un grupo de carabineros, pero ellos no tienen competencia en el mar”. Dijo, también, que se tramitó la licencia ambiental y que puede que algunas personas no estén de acuerdo, pero “el tema es de seguridad nacional y se da por la necesidad de la presencia de la Armada en el parque porque la zona tiene gravísimos problemas de orden público, narcotráfico, hace poco se encontró ese sumergible y ya son varias veces”, dijo. 

La construcción de la estación se viene ventilando desde tiempo atrás. Mateo López-Victoria, biólogo de la Universidad Javeriana de Cali e investigador de Gorgona, contó que la justificación aparente para aumentar la seguridad fue la toma guerrillera que hicieron las Farc en la isla en noviembre de 2014, que terminó con la muerte del teniente de la Policía John Álvaro Suárez. A partir de ese momento, Aviatur renunció a la concesión turística y se incrementó el pie de fuerza con policías y miembros de la Armada Nacional. (Lea: Un policía muerto, cinco heridos y tres desaparecidos en ataque de Farc en Gorgona).

Incluso, el almirante Pablo Romero explicó a Blu Radio, justo después del ataque guerrillero de hace dos años, que ya era hora de “replantear la presencia de la Armada en la isla de Gorgona”. Por eso, la Armada, desde hace varios años, ha querido establecer una estación de guardacostas allí, pero se necesitaban varios permisos medioambientales. (Mire también: Turismo a isla Gorgona quedó suspendido).

Ese escenario precipitó el afán por la seguridad nacional y, de paso, de los permisos requeridos. Entonces, finalmente se otorgó esta licencia en “un parque nacional estrella que tiene sello verde y aparece en la Lista Verde de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Si esta isla es una joya científica, no es lo que yo haría con una de mis joyas teniendo unos estudios que parecen incompletos”, sostuvo López-Victoria.

Sumado a esto, “Colombia tiene tres parques en la lista verde y el de Gorgona se ratificó este año. Sería un retroceso hacer esta afectación. A los de la Lista Verde no les va a gustar ni un poquito”, remató Londoño-Cruz.

La construcción está pensada para hacer un muelle en concreto de 163 metros de longitud, una torre metálica de 55 metros de altura que soportará un radar de alta potencia en el Cerro Trinidad, que es el punto más alto de la isla, y unas instalaciones para 28 personas de la Armada Nacional.

Ahí empiezan a surgir las preocupaciones y preguntas de los investigadores: ¿Cuál va a ser la afectación ambiental? ¿Cuál es la capacidad de carga de la isla con 28 personas más viviendo ahí? ¿Con qué energía van a alimentar el radar? ¿Cómo impactarán el radar, el muelle y el transporte de materiales a la fauna nativa? ¿Cómo solucionarían el caso en el que haya un derrame de combustible en el mar? ¿Cuál va a ser la vocación de la isla? ¿Pasará de ser la isla de la ciencia a una con potencial de vigilancia nacional?

Pero según aclaró Miranda, directora de Parques Nacionales, esa vocación biodiversa no se va a perder, ni tampoco la ecoturística. “Esa presencia de la Armada, que era intermitente, va a ocupar ahora sus propios alojamientos, sin tocar el módulo de investigadores”. Sostuvo que este “pequeño sitio” se va a hacer en un lugar que ya había sido intervenido, donde había una cancha y un muelle del antiguo penal. “Será un sitio donde no tendremos que talar árboles porque ya era una zona intervenida”, completó. (Lea: Aviatur anuncia que se va de la Isla de Gorgona).

El problema es que varios investigadores se sienten en un limbo, pues “no hemos contado con espacios de socialización”, aseguró López-Victoria. Y esa incertidumbre es producto de unos estudios poco contundentes, como comentó el profesor de biología marina de la Universidad del Valle, Fernando Zapata, quien dijo que “la ANLA dio una licencia ambiental sin hacer estudios completos. Eso se ve mal. Fallan terriblemente”.

Las fallas están en puntos concretos, como cuenta el investigador de la U. del Valle Edgardo Londoño: “Ellos hablan de que se hicieron inventarios de invertebrados acuáticos de la quebrada donde van a construir y reportan cero invertebrados acuáticos. ¡Eso es imposible!”. Y en el correo electrónico donde describe sus preocupaciones pregunta si: “¿Se conoce la capacidad de carga que puede albergar la zona en donde se piensa construir la base?, la cual es el único lugar en donde se ha reportado la tortuga terrestre y ahora grupos de babillas”, escribe.

Por ahora, el Comité Científico de Gorgona está en proceso de discutir el asunto para “elevar la alarma de lo que se va a hacer”, dijo Fernando Zapata. Lo curioso y lo que tiene en vilo a los investigadores es que si ya se superó el absurdo penal de máxima seguridad en que fue convertida la isla durante 22 años, y que ahora estaba en un proceso de reforestación natural, piensen en intervenirla con una obra de esta magnitud. (También le puede interesar: La obra que amenaza a los corales “gamines”).

“Todo depende de cómo se vaya a implementar y de los cuidados que tengan al hacer las actividades, pero la experiencia nos muestra que la gente es muy tranquila con esto”, afirmó Zapata. “En cuanto a investigación no van a interferir, incluso podrán apoyar, pero sin saber los detalles queda difícil decir que causarán tal impacto. Pero si ya se declaró eso como parque, ¿por qué piensan hacer una base guardacostas? Eso de entrada genera un conflicto”, complementó el profesor Zapata.

Para Julia Miranda posiblemente la obra comenzará en diciembre, pero antes la Armada deberá cumplir con todos los requerimientos solicitados por Parque Nacionales.