Greenpeace pide revocar licencias mineras en zona de Páramo en Colombia

Asegura que las licencias ambientales para el proyecto minero en el Páramo de Pisba se otorgaron con solo 38 días de evaluación y análisis e ignorando por completo las normas de protección de estos ecosistemas.

Cortesía Greenpeace

La organización ecologista Greenpeace lanzó una campaña de defensa de los páramos en Colombia llamando al Ministerio de Ambiente de revocar las licencias a una empresa minera. (Vea además: La mina de la discordia en Boyacá)

"Ministro (Gabriel) Vallejo López, detenga la destrucción de los páramos", dice la campaña, lanzada esta semana y que convoca a los ciudadanos a escribir al funcionario para que detenga la explotación minera en la región de Pisba.

La organización envió una carta a Vallejo hace unos días en la que advierte que el Páramo de Pisba, ubicado en la Cordillera Oriental y con ecosistemas de bosques de niebla y páramo, está en riesgo por la labor de la empresa Hunza Coal que busca desarrollar un proyecto de extracción de carbón en la región.

En la misiva Greenpeace indicó que la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá) otorgó las licencias ambientales para este proyecto "con tan solo 38 días de evaluación y análisis e ignorando por completo las normas de protección de estos ecosistemas".

En el texto la organización ecologista recuerda que la Contraloría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo denunciaron en mayo de 2014 irregularidades en la actuación de Corpoboyacá, lo que, según Greenpeace, "no mereció ninguna reacción a pesar de la gravedad del asunto" de parte del Ministerio del Ambiente.

Greenpeace recordó que la Contraloría aseguró que Corpoboyacá se excedió en su competencia al aprobar la modificación de las licencias ambientales ante un incremento de la magnitud del proyecto.

Según la proyección de Hunza, a partir del tercer año la producción de carbón será ocho veces mayor a lo que Corpoboyacá está en capacidad de autorizar.

La organización ambientalista recordó que en junio de 2014 durante la campaña electoral, el presidente Juan Manuel Santos "firmó un Acta Compromiso con Greenpeace y los colombianos" en la que "hizo público su compromiso de garantizar la protección de los páramos, particularmente la prohibición de las actividades extractivas en estos ecosistemas".

Recientemente, el Ministerio de Ambiente acordó con la Unión Europea un proyecto en el que invertirán 7,1 millones de dólares para la protección de páramos en Colombia, Ecuador y Perú.