Hidroeléctrica a la que se oponía Berta Cáceres niega cualquier acto de violencia

Agua Zarca, nombre de la represa contra la que luchaba la líder ambiental, advierte que ha estado desvinculada de cualquier tipo de violencia. Esta es su respuesta frente a un reporte publicado por expertos internacionales que la relaciona con el asesinato de la hondureña el año pasado.

La activista Berta Cáceres, de Honduras, fue asesinada en su casa el 2 de marzo del 2016.AFP

La semana pasada El Espectador publicó un artículo titulado “Colombianos ayudan a esclarecer el asesinato de una ambientalista” en el que se mencionan los principales hallazgos a los que llegó un grupo de expertos encargados de investigar el crimen de Berta Cáceres, líder ambiental hondureña asesinada el 2 de marzo del 2016.

Según el reporte realizado por el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (Gaipe), del que hacen parte los abogados colombianos Liliana María Uribe y Jorge Molano Rodríguez, la muerte de Cáceres habría sido parte de un complot entre altos funcionarios de Desarrollos Energético (Desa), la empresa encargada de realizar el proyecto hidroeléctrico al que Cáceres se oponía, y el gobierno hondureño.

Después de publicada la nota el Departamento de Comunicaciones de Agua Zarca, nombre del proyecto hidroeléctrico de Desa, envió un comunicado aclarando que “Agua Zarca está totalmente desvinculado a cualquier acto de violencia y el proyecto actúa en todo momento apegado a lo que establece la Ley de Honduras”. Es más, aseguró que la Corte Suprema de Justicia de Honduras declaró sin lugar una demanda de inconstitucionalidad interpuesta por el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), el cual lideraba Cáceres, en contra del proyecto.

Igualmente, la empresa aclaró que “lamenta cómo un grupo de abogados internacionales se prestan para la fabricación de un documento que contiene falsas y malintencionadas interpretaciones provenientes de ciertas conversaciones que han sido totalmente sacadas de contexto”. Según Agua Zarca, los mensajes de texto y WhatsApp de los tres celulares de funcionarios de Desa a los que tuvieron acceso las personas del Gaipe no son suficientes para llegar a estas conclusiones y “confirman la total desvinculación de Agua Zarca de actos de violencia”.

En cuanto a la sospecha que tiene el Gaipe de que Desa fue elegida en la licitación por cercanía con funcionarios del estado hondureño, Agua Zarca afirmó que nunca se involucró en una licitación, sino que se trató de un Contrato de Suministro de Energía Electrice aprobado en noviembre de 2009.

Finalmente, la empresa señaló que se ha reunido con representantes del Gaipe para que los desvinculen con cualquier acto de violencia, así como le ofreció al grupo dar nueva información en caso de ser necesaria, a pesar de que los expertos no volvieron a contactarla. “Agua Zarca le propuso al Gaipe conformar una Mesa de Diálogo por la Paz orientada a solucionar el conflicto, lo cual el GAIPE rechazó señalando que ésta no es parte de su misión. Hecho que a Agua Zarca le extrañó profundamente, ya que fue una clara negativa a la búsqueda de un entendimiento”, concluye el comunicado. 

 

últimas noticias