Honduras detiene al presunto responsable del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres

El pasado viernes las autoridades arrestaron al noveno implicado en la muerte de la líder ambiental. Su nombre es Roberto Castillo, presidente ejecutivo de la hidroeléctrica DESA que desarrollaba el proyecto al que la hondureña se oponía.

La activista ambiental Berta Cáceres. Cortesía goldmanprize.org

Un juzgado de Honduras decretó el pasado viernes 2 de marzo la detención judicial del empresario Roberto Castillo, presunto autor intelectual del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres, al cumplirse dos años de su crimen. El hombre, quien era uno de los directivos de la compañía que construía la presa contra la que la líder hondureña se oponía, habría dado la orden para su asesinato. (Vea: Tras dos años, el crimen de Berta Cáceres sigue impune) 

Por eso la Agencia Técnica de Investigación Criminal de este país detuvo en el Aeropuerto Ramón Villeda Morales, de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, a Castillo cuando al parecer pretendía huir al exterior. La supuesta responsabilidad del empresario dentro del caso apunta a que este habría facilitado los recursos logísticos a uno de los autores materiales del crimen. 

La noticia se da justo dos años después del asesinato de la lider ambiental, ocurrido el 3 de marzo de 2016 en la ciudad de La Esperanza, donde residía. El hecho fue perpetrado por dos hombres armados en el momento en que Castillo era presidente ejecutivo de la Empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), que ejecutaba un proyecto hidroeléctrico en el occidente del país, al que se oponía la ambientalista.

En el ataque también resultó herido levemente el ambientalista mexicano Gustavo Castro, director de la asociación Otros Mundos Chiapas y único testigo del crimen. Su testimonio ha sido clave dentro del proceso que lleva la Fiscalía de Honduras. Este poder judicial indicó que el próximo 9 de marzo se celebrará "una audiencia inicial" en la que el Ministerio Público pedirá que al capturado se le decrete "auto de formal procesamiento y prisión preventiva".

En el repertorio de implicados hay otros ocho detenidos. A todos ellos, exigen los familiares de Cáceres, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras y las organizaciones sociales, deben ser interrogados por la justicia. 

Estos son Sergio Ramón Rodríguez (gerente de DESA), Douglas Geovanny Bustillo (exmilitar), Mariano Díaz (oficial del Ejército), los hermanos Edilson Atilio y Eusebio Duarte; Elvin Heriberto Rápalo, Henry Javier Hernández y Óscar Aroldo Torres.