Inglaterra empieza una carrera contra el tiempo: en 25 años podría quedarse sin agua

La Agencia del Medio Ambiente de ese país advirtió que el desperdicio del recurso hídrico, el aumento de población y las sequías que se avecinan debido al cambio climático están creando un escenario en el que el agua podría escasear. El único camino para evitarlo es tomar medidas urgentes.

Puente de la Torre, en el centro de Londres, Inglaterra.Wikimedia - Creative Commons - Diego Delso

Los ingleses tienen una buena expresión para calificar los momentos en los que están en verdadero riesgo: “jaws of death”, que significa algo así como las “fauces de la muerte”. Ese fue el término que usó James Bevan para explicar el problema que se le avecina a Inglaterra: en 25 años puede quedarse sin agua. (Lea Karen Uhlenbeck, la primera mujer en ganar el ‘Nobel’ de las matemáticas)

Bevan es el director de la Agencia del Medio Ambiente. El motivo de su preocupación se la sintetizó al diario The Guardian en un párrafo: “En unos 25 años a partir de ahora, donde las líneas de la demanda y de la oferta se cruzan, lo cual se conoce como ‘las fauces de la muerte’, estaremos en un punto donde no tendremos suficiente agua para satisfacer nuestras necesidades, a menos que tomemos medidas para cambiar las cosas”. (Lea Comienza en Rusia el simulacro de un viaje de 120 días a la Luna)

A lo que se refiere Bevan es que dentro de dos décadas la población británica seguirá creciendo a medida que la oferta de agua se reducirá como consecuencia del cambio climático. En sus palabras, todo parece indicar que el número de habitantes de Reino Unido pasará de 67 a 75 millones en 2050, un año en el que los veranos serán más calurosos de lo que fueron a principios de siglo. Y eso implica que algunos ríos bajarán sus niveles entre un 50% y un 80%.

La solución que propone es que el desperdicio de agua se convierta en una verdadera preocupación nacional. Debe, dice, ser tan socialmente inaceptable como botar bolsas de plástico al mar o botar humo en la cara de un bebé.

Lo ideal, a sus ojos, es que los ingleses reduzcan el uso del recurso hídrico y se eviten las fugas de las tuberías de las grandes compañías, culpables de un tercio de la pérdida de agua. También cree que serán necesarias plantas de salinización para aprovechar el agua del océano y construir embalses, una propuesta muy controversial, pues algunos ecosistemas y poblaciones locales se verían afectados.

“Estamos trabajando con el gobierno y los reguladores para encontrar maneras de facilitar que las personas reduzcan su consumo diario de agua, y si trabajamos juntos en esto, podemos asegurarnos de que el país continúe obteniendo el agua que necesita. Las compañías de agua se han comprometido públicamente a reducir las fugas en un 50% para 2050 ", fue la respuestas de Michael Roberts, director de Water UK, una organización que representa a las compañías de agua.

Otro punto más es crucial para evitar la escasez: cuidar los hábitats naturales y la vida silvestre y restaurarlos cuando son intervenidos. De no hacerlo, lo más probable es que ese país europeo llegue a las “fauces de la muerte”.

845766

2019-03-19T12:14:35-05:00

article

2019-03-19T12:14:35-05:00

ssilva_250624

none

- Redacción Vivir

Medio Ambiente

Inglaterra empieza una carrera contra el tiempo: en 25 años podría quedarse sin agua

86

3140

3226