La basura plástica es más peligrosa para las tortugas marinas que el cambio climático, según estudio

La investigación realizada por biólogos de la Universidad de Exeter (Inglaterra) reveló que el 91% de tortugas marinas que se enredan en plástico mueren

Cadáver de una tortuga marina flota después de quedar enredada en una malla para pescarWikimedia Commons

Un estudio publicado en la revista Endangered Species Research entrevistó a científicos y conservacionistas para entender qué tan grave es el efecto de redes de pesca perdidas, cordeles de plástico y nailon, correas de plástico para embalaje, cuerdas de cometas, y todo tipo de plásticos, incluidas sillas rotas, que navegan a la deriva en el mar y enredan a las tortugas marinas.

“La basura plástica en los océanos –incluidas las artes de pesca perdidas o desatendidas que no son biodegradables– es una gran amenaza para las tortugas marinas”, explica Brendan Godley, director del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y autor principal de un estudio publicado en la revista Endangered Species Research, a Agencia SINC.

El estudio reveló que el 91% de las tortugas halladas en las playas del Atlántico, Pacífico, Índico, Caribe y Mediterráneo estaban muertas al haber quedado atrapadas en las redes abandonadas y en diversidad de plásticos.

Las que sobreviven sufren heridas graves como mutilaciones, amputaciones o asfixia. Otras arrastran de por vida los restos de basura. Según la investigación, que entrevistó a 106 expertos que rescataron y rehabilitaron tortugas varadas en 43 países, la basura marina es una verdadera amenaza para las tortugas. Según el documento, casi 1.000 tortugas fueron encontradas en ese estado, 5.5% enredadas, y 90.6% muertas.

El 84% de los expertos consideró que la presencia de plástico y el riesgo de quedar enredadas ha disminuido la población en ciertas áreas. Según un consenso mayoritario entre los biólogos consultados para el estudio, el material plástico descartado por la pesca es una mayor amenaza para las tortugas marinas que la polución del aire, el cambio climático y la explotación de carne de tortuga.

Un peligro en aumento

Las tortugas jóvenes viajan en las corrientes oceánicas a zonas donde se concentra basura flotante y los desechos que se convierten en trampas ecológicas. Pero debido a la mayor acumulación de plásticos en los océanos, las tortugas también se acostumbran a vivir cerca de los residuos y pueden permanecer así durante años.

Los científicos destacan que de las seis especies de tortugas encontradas, la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) es la especie que tiene mayor probabilidad de quedar enredada por su forma de anidar y las zonas en las que se alimenta.