La deforestación en la Amazonía brasileña creció 278%

En comparación a julio de 2018, el pasado mes la tala ilegal se disparó. Pasó de 596,6 km2 a 2.254,8 km2.

En julio de 2019 la deforestación en la Amazonía brasileña sobrepasó los 2.200 km2.Archivo

La Amazonía brasileña está en serios problemas. De acuerdo con el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), que recoge datos mensuales de la cobertura forestal, la tala se disparó el pasado julio. En comparación al mismo mes de 2018, creció 278%. En otras palabras, la deforestación pasó de 596,6 km2 a 2.254,8 km2. (Lea San Francisco, el primer aeropuerto en prohibir el agua en botellas de plástico)

El Inpe ya había informado un crecimiento del 88 % de la deforestación en junio respecto al mismo mes de 2018, unos datos que fueron cuestionados públicamente por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y desembocaron en la destitución del anterior presidente de la institución, Ricardo Galvao. (Lea McDonald’s admite que sus pitillos de papel no se pueden reciclar)

En su lugar, el Gobierno designó la víspera como responsable interino del órgano a Darcton Policarpo Damião, un oficial de la a Fuerza Aérea Brasileña (FAB), con una maestría sobre detección remota por el Inpe y un doctorado en desarrollo sostenible por la Universidad de Brasilia.

El mandatario brasileño consideró que los datos divulgados por el Inpe eran falsos y, a su juicio, fueron publicados de mala fe por funcionarios públicos con intereses políticos, con la intención de perjudicar tanto Brasil como su Gobierno.

“Parece que divulgaron esos datos de mala fe para perjudicar el Gobierno y desgastar la imagen de Brasil”, aseguró el líder derechista, tras la divulgación de los datos de junio.

Los informes sobre deforestación, sin embargo, están a disposición de cualquier usuario a través del Sistema de Detección de Deforestación de la Amazonía Legal en Tiempo Real (Deter) del Inpe.

Los números muestran que la deforestación registrada en julio (2.254 km²) equivale a más de un tercio de todo el volumen diezmado en los últimos 12 meses, entre agosto de 2018 y julio de 2019 (6.833 km²).

Desde su campaña para las elecciones del pasado octubre, Bolsonaro se ha mostrado favorable de una mayor flexibilización de las políticas ambientales brasileñas y sus controvertidos posicionamientos han causado polémica en la comunidad internacional.

En las últimas semanas, Bolsonaro ha reforzado su intención de liberar la minería artesanal en las tierras indígenas de los estados amazónicos con la finalidad de impulsar la economía en la Amazonía, una medida criticada por organizaciones no gubernamentales.

En ese sentido, Bolsonaro insistió este martes en que su país “lo tiene todo para desarrollar” la región de la Amazonía y afirmó que el estado de Roraima, por ejemplo, tendría potencial para alcanzar un desarrollo similar al de Japón si no fuera por sus reservas indígenas y “otras cuestiones ambientales”.

“Con tecnología, en 20 años tendríamos en Roraima una economía próxima a la de Japón. Allí hay todo, pero el 60 % del territorio está inmovilizado con reservas indígenas y otras cuestiones ambientales”, afirmó el mandatario durante un discurso pronunciado durante un encuentro con empresarios en Sao Paulo.

874959

2019-08-08T07:03:10-05:00

article

2019-08-08T07:03:10-05:00

ssilva_250624

none

- EFE Verde

Medio Ambiente

La deforestación en la Amazonía brasileña creció 278%

57

3563

3620