La expedición que exploró los corales del fondo del mar Caribe

Desde 2015, biólogos y biólogos marinos se han sumergido en las aguas de la reserva Sea Flower, en San Andrés, para estudiar los corales que crecen sin luz en la penumbra del fondo del Océano Atlántico

La isla de San Andrés es el único complejo de arrecifes de coral hasta ahora en el Caribe con dos especies documentadas de Stylaster.Cortesía de Juan Sánchez.

Nueve biólogos se sumergieron a más de 115 metros de profundidad en  la isla de San Andrés, en un sitio llamado “Trampa Tortugas”, una pared arenosa con escalones a 60, 80, 90 y 115 metros, para explorar sus corales. En cada uno de esos escalones, según recuerda el equipo de investigadores, hay una gran cantidad de biodiversidad y muchos corales y octocorales en paredes prácticamente en estado natural. 

Esta es la primera exploración que se realiza a la Zona Mesofótica de Complejo Arrecifal de Barrera Oceánica en el Caribe, es decir, es la primera vez que los biólogos entran a explorar la zona del Océano del Caribe a la que no llega tanta luz, o no llega ninguna. Esta es la tercera barrera de arrecifes coralinos más grande del mundo y es uno de los sistemas arrecifales más extensos y productivos del hemisferio occidental. "Nos permitió recopilar información de sus condiciones ambientales, zonificación, conectividad entre las poblaciones de corales mesofóticos/someros y nuevos registros de especies de Octocorales, Corales Negros, Corales Pétreos e Hidrocorales, así como descubrimientos potenciales de nuevas especies para el Caribe", explica el equipo de científicos. 

"Las condiciones de estos ambientes son diferentes a las zonas del mar en donde sí llega la luz. Los corales en muchos casos se asocian con organismos fotosintéticos para sobrevivir. Pero, ¿qué pasa con los corales que reciben poca o nada de luz? ¿Qué especies hay en el crepúsculo del mar", se preguntaron los biólogos.

El trabajo que publica la revista científica suiza “Frontiers in Marine Science”, estuvo liderado por un equipo científico integrado por los biólogos Juan Armando Sánchez, Fanny Gonzalez, Julio Andrade, Ana Lucía Pico, Diana Carolina Vergara y, Adriana Sarmiento del Laboratorio de Biología Molecular Marina Biommar de la Universidad de los Andes, Luisa Dueñas de la Universidad Nacional de Colombia y Nacor Bolaños de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina).

Los biólogos estudiaron un total 113 ejemplares de 33 especies de corales mesofóticos colectados por debajo de los 40 metros mediante la técnica común de buceo (CCR) y Trimix, una mezcla de aire, oxígeno y helio que les permitió bajar hasta los 115 metros de profundidad. Lo hicieron a lo largo de siete inmersiones, de 140 minutos cada una.

¿Qué encontraron?

Como esperaban, los biólogos descubrieron una gran cantidad de nuevos registros de especies y descubrimientos potenciales (por ejemplo, Stichopathes sp.). Además, esta es la primera vez que muchas de las especies se han visto y fotografiado en su entorno natural. Se encontraron corales formadores de arrecifes como las especies Mycethophyllia reesi, Agaricia undata, Agaricia fragilis y Madracis sp., que se encuentran por debajo de los 90 metros de profundidad. Así como especies potencialmente nuevas para la ciencia como Eunicea sp, Hypnogorgia sp, Ellisella sp, Stichopathes sp.

El hallazgo más inesperado comprendió una serie de nuevos registros para varios corales de aguas mesofóticas, que generalmente se han encontrado en aguas más profundas. Stylaster duchassaingi, se observó en profundidades de 80 a 115 m formando colonias de hasta 40 cm de altura. Este es el registro más meridional de la especie y una de las observaciones menos profundas en su rango. Stylaster roseus se observa comúnmente en el mismo arrecife pero por encima de 40 m.

El formato de artículo se conoce como un ‘data report’ o ‘data paper’, donde se reportan datos de distribución de las especies en un rango geográfico específico. A diferencia de los demás artículos científicos, que evalúan alguna hipótesis y pregunta de investigación, en este tipo de artículos se describe los registros biológicos que se observaron y colectaron durante las expediciones científicas. Sirven para enumerar la amplia biodiversidad de nuestro país, pero además, para dar pequeñas descripciones de las especies colectadas que en nuestro caso, son corales y octocorales mesofóticos del Caribe.

"Es realmente gratificante para nosotros poder contribuir de forma significativa a la comprensión de entornos sensibles y vulnerables pero realmente valiosos como los arrecifes coralinos mesofóticos", concluye el equipo de biólogos y biólogas.

881796

2019-09-18T20:00:00-05:00

article

2019-09-18T20:00:01-05:00

hcalle_250705

none

- Redacción Vivir

Medio Ambiente

La expedición que exploró los corales del fondo del mar Caribe

64

4825

4889