Estudio publicado en Actas de la Academia Nacional de Ciencia

Historia de China revela un vínculo entre el cambio climático y las epidemias

Investigadores revisaron archivos del país asiático del año 1 al 1911. La conclusión fue que las inundaciones, las sequías y los brotes de insectos afectaron las despensas agrícolas de esas sociedades y los dejaron vulnerables a un sinfín de enfermedades infecciosas.

Después de estudiar 2.000 años de historia, científicos descubren cómo el cambio climático aumentó las epidemias en China. Pixabay.

Resulta que el cambio climático no solo es capaz de destruir casas con huracanes y con tormentas ni asolar el campo gracias a sus sequías, también puede disparar virus y provocar epidemias históricas. Esa fue la conclusión de seis expertos asiáticos y europeos tras estudiar registros chinos que iban desde el año 1 al 1911. La relación entre los cambios del clima y las enfermedades infecciones les pareció evidente. (Lea: Las orquídeas hablan sobre el cambio climático) 

En esos 2.000 años de historia, las inundaciones, las sequías y los brotes de insectos -como es el caso de los saltamontes- afectaron los sistemas agrícolas. El resultado fue un incremento del hambre y, en efecto, una disminución en la salud de la población China, hasta llegar a altos registros de malnutrición. Un cóctel que sin duda disminuye las defensas del cuerpo, convirtiéndolo en un agente vulnerable para el contagio de algún virus.  

El hallazgo, publicado recientemente en el portal web de Actas de la Academia Nacional de Ciencia, sugiere que los periodos largos de clima frío y seco fueron el principal potenciador de las epidemias antiguas en el país asiático. Esa conclusión es otra preocupación más para el gremio científico, que se han concentrado en el efecto de las altas temperaturas. Entre más calor haya, más posibilidades hay de que se propaguen enfermedades transmitidas por mosquitos como la malaria o el dengue. 

Una explicación para ello es que, al aumentar el calor, los mosquitos del hemisferio norte pueden expandirse a otros lugares próximos donde las temperaturas que antes eran frías no los dejaban estar. Y pasa algo similar cuando suben las precipitaciones e inundaciones. Las condiciones húmedas se convierten en el mejor escenario para que estos individuos se reproduzcan y sus bacterias se proliferen.