Glifosato: el primer caso por muerte que admite la CIDH

hace 6 horas

La reducción de oxígeno en el océano pone en riesgo la supervivencia de las especies antárticas

Las concentraciones de oxígeno tanto en el océano abierto como en las aguas costeras han disminuido entre un 2 y un 5 por ciento desde al menos la mitad del siglo XX.

Los seres humanos están alterando la abundancia y distribución de las especies marinas. ANDREW SHEPHERD - Archivo

Las concentraciones de oxígeno tanto en el océano abierto como en las aguas costeras han disminuido entre un 2 y un 5 por ciento desde al menos la mitad del siglo XX. Este es uno de los cambios más importantes que ocurren en un océano que se está modificando cada vez más por las actividades humanas, con elevadas temperaturas del agua, contenido de dióxido de carbono y entrada de nutrientes.

Con todo ello, los seres humanos están alterando la abundancia y distribución de las especies marinas, pero la disminución del oxígeno podría representar un nuevo conjunto de amenazas para la vida marina. Los científicos apoyan la teoría de que los invertebrados marinos con mayor tamaño son generalmente más sensibles a las reducciones de oxígeno que los más pequeños, y por lo tanto serán más sensibles al futuro cambio climático global, según publica en 'Philosophical Transactions of the Royal Society B'.

Está extendida la convicción de que la aparición de especies gigantescas en aguas polares es posible por el hecho de que hay más oxígeno disuelto en agua helada que en las aguas más cálidas de las regiones templadas y tropicales. Así que a medida que el océano se calienta y el oxígeno disminuye, se ha sugerido que dicha limitación de oxígeno tendrá un mayor efecto en los peces e invertebrados marinos más grandes que en los más pequeños.

Los científicos John Spicer, profesor de zoología marina en la Universidad de Plymouth, y el doctor Simon Morley, ecofisiólogo del British Antarctic Survey (BAS, investigaron cómo una serie de especies de anfípodos de diferentes tamaños, que se encuentran en abundancia en las aguas antárticas y parientes de los saltadores de arena en playas templadas, surgieron cuando se redujo el oxígeno en el agua en que se encontraban. (Lea: La Antártida se está derritiendo más rápido que nunca)

En general, hubo una reducción en el rendimiento con el tamaño corporal que apoya la teoría de que las especies más grandes bien pueden ser más vulnerables debido a la limitación de oxígeno. Sin embargo, la imagen es un poco más compleja que esto con la innovación evolutiva, como la presencia de pigmentos de unión al oxígeno en sus fluidos corporales para mejorar el transporte de oxígeno, y nuevas estructuras de intercambio de gases en algunas especies, en cierta medida de compensación cualquier desventaja respiratoria de lo que presenta gran tamaño corporal.

El profesor Spicer, quien ha pasado más de 30 años examinando el efecto del cambio climático en los organismos marinos, apunta que "en los últimos 50 años, el oxígeno en nuestros océanos ha disminuido en alrededor del 2-5% y esto ya está afectando a capacidad de las especies para funcionar.

A menos que se adapten, muchos invertebrados marinos más grandes se reducirán en tamaño o afrontarán la extinción, lo que tendría un impacto profundamente negativo en los ecosistemas de los que forman parte. Obviamente, esta es una causa importante de preocupación.

"Nuestra investigación también muestra que algunas especies han desarrollado mecanismos para compensar las reducciones de oxígeno, por lo que no siempre es tan simple como establecer un vínculo entre el tamaño y la supervivencia futura. Pero sería imprudente poner nuestras esperanzas en un 'rescate evolutivo'. Muchas especies grandes serán casi seguramente las primeras víctimas de nuestro océano cálido y pobre en oxígeno", lamenta. (Puede leer: Hallan vida en lo profundo de la Antártida)

Y agrega que "los animales marinos prosperan en el Océano Austral, pero la vida en estas aguas heladas ha llevado a la evolución de muchas características distintas.

Estas estrategias que permiten a los animales sobrevivir en el frío, se espera que produzcan muchos invertebrados marinos antárticos y los peces vulnerables al impacto del cambio climático. Comprender estos impactos no solo nos ayudará a predecir el destino de la biodiversidad marina en los polos, sino que también nos enseñará mucho sobre los mecanismos que determinarán la supervivencia de las especies en los océanos del mundo".