¿Le llegó el fin a los carros con gasolina?

Noruega, Alemania, Holanda y Francia son algunos de los países que han fijado una fecha límite para acabar con la circulación de los autos que se mueven con diésel y gasolina. Es el primer paso para acabar con la contaminación del aire

Archivo

Hace unos días la revista The Lancet, una de las más prestigiosas en el mundo médico, reveló una cifra aterradora: en 2015 la contaminación del aire acabó con la vida de más de 6.5 millones de personas. Es decir, una población más o menos igual a la que hay en las ciudades de Cali, Barranquilla y Medellín juntas. Lo que significa que esas diminutas partículas que se esconden en la polución y que son conocidas como material particulado, causaron más fallecimientos que el sida, la tuberculosis y la malaria en un solo año.

Para intentar disminuir los riesgos y reducir el número de emisiones de gases contaminantes, algunos países han empezado a adoptar medidas mucho más drásticas. Noruega, por ejemplo, espera que para el 2025 nadie compre ni tenga en su garaje un carro que funcione con gasolina o diésel. Inglaterra quiere hacer algo similar a lo largo de tres décadas, y los gobiernos de Holanda, Francia e India aseguraron que continuarán por el mismo camino.

Las cifras son alarmantes, y es por esto al resto de países les convendría encontrar una solución. Según el estudio publicado por The Lancet, los gobiernos deberían prestarle mayor atención a los residuos que dejan las plantas de energía, los fabricantes de productos químicos, la minería, la deforestación y especialmente los vehículos que funcionan con combustibles derivados del petróleo. Estas fuentes son las culpables del 85% de la contaminación atmosférica en países de bajos y medianos recursos.

Sin embargo, no todos concuerdan en que se trata de una medida que equivalga a una solución. Carlos Fernando Cadavid, subdirector del Centro Nacional de Producción Más Limpia y Tecnologías Ambientales en Medellín, afirma que más que el uso del auto eléctrico, implementar un mejor transporte masivo de alta intensidad sería una alternativa que reduciría aún más el uso del vehículo privado. “Se debe dar paso a formas más eficientes de movilización,”, dice.

Hasta el momento Colombia no tiene una meta similar a la de Francia o Noruega, y Bogotá, su capital, tiene un alto número de carros que funcionan con combustibles fósiles que no para de crecer. Hoy, de acuerdo con el RUNT (Registro Único Nacional de Tránsito), en la ciudad hay 2.338.623 vehículos registrados. De esos, 466.079 son motocicletas y 1.775.554 son autos particulares, maquinaria, remolques y semirremolques. La polución que generan tiene al borde del colapso a localidades como Kennedy, pues como lo ha reiterado el IDEAM, es la zona más contaminada por material particulado de todo el país.

Estos son los 6 países que ya fijaron una fecha en donde solo se podrán adquirir vehículos eléctricos a nivel nacional:

Inglaterra:

En julio de este año, el país pactó que para el 2040 se prohibiría la venta de automóviles que utilicen gasolina y diésel.  Para el 2050, todos los vehículos tendrán que producir cero emisiones de gases contaminantes. Un reto difícil teniendo en cuenta que la industria automotriz inglesa es la sexta más grande del mercado mundial.

Noruega:

Noruega, donde el 26% de los carros vendidos en julio fueron eléctricos, planea acabar con los vehículos de combustión alrededor del 2025. Una meta alcanzable teniendo en cuenta que solo tiene alrededor de 5.2 millones de habitantes y es el país con la mejor calidad de vida en el mundo, según las Naciones Unidas.

Francia:

Al igual que Inglaterra, los franceses procuran llegar a esta meta hacia el 2040. Aunque solo el 4% de los automóviles del país son eléctricos, la industria está creciendo de forma exponencial. Renault, un símbolo de la industria automotriz francesa, quedó en primer lugar como el fabricante de vehículos que produce menos emisiones de carbono en el mundo.

India:

El país declaró a principios de este año que a partir del 2030 todos los vehículos vendidos serán eléctricos. Aunque es una de las naciones más contaminantes del planeta, el gobierno indio espera que para el 2020 las ventas de carros tanto eléctricos como híbridos lleguen entre los 6 y 7 millones de unidades.

Holanda:

Pese a que esta nación aún no ha definido cuándo empezará a aplicar la prohibición, en un principio había planteado que en 2025 se dejaría de comercializar vehículos contaminantes. Del total de automóviles vendidos en el país, solo el 10% son eléctricos.

Alemania:

Aunque haya una fuerte oposición por parte de los fabricantes ya que para ellos es una tarea imposible y requiere de mucho capital. Alemania espera vender únicamente carros eléctricos a partir del 2030. Esta iniciativa hace parte de una promesa que hizo el país para cortar las emisiones de dióxido de carbono entre un 80% y 90% hacia el 2050.

¿Qué está haciendo el resto del mundo?

Otros países están buscando la manera de regular el uso de vehículos que utilicen gasolina y diésel. Sin embargo, no todos se han pronunciado sobre la posibilidad de restringir su uso. China, por ejemplo, le está apuntando a reducir el número de carros nuevos que pueden registrar las compañías automotrices. La idea es que esta restricción no aplique para la gama eléctrica, ya que creen que podría desincentivar a los fabricantes a innovar en esta industria.

Por otra parte, algunas ciudades y empresas particulares están decidiendo resolver el problema con sus propias manos. En Londres, por ejemplo, los carros que no cumplan con ciertas emisiones de gases estándares se les multará diariamente con £10 (aproximadamente 40,371 pesos colombianos). Otra muestra es la compañía Ikea. Esta multinacional que diseña y vende muebles alrededor del mundo, espera que, a partir del 2030, 355 de sus puntos de venta y distribución, hayan implementado en su totalidad vehículos e infraestructura eléctrica.