Los glaciares en el mundo podrían perder hasta un 80% de masa en esta década

El infore “On thin ice” que detalla los impactos del cambio climático en el Ártico, la Antártida, el Himalaya, los Andes y África Oriental. El deshielo de estas zonas supone un aumento del nivel del mar de 0.8 milímetros cada año, lo que afecta de manera directa a las personas que viven en las zonas próximas a los glaciares.

El fenómeno de pérdida de volumen de los glaciares tiene también otros impactos, como la liberación de metano y CO2 del permafrost.NOAA

La pérdida de masa de los glaciares en las últimas décadas se ha acelerado y las proyecciones prevén que para finales de siglo habrán perdido entre el 35 y el 40 % de su volumen actual, llegando hasta un 80 % en los casos donde hay menos hielo, como en los Alpes Europeos o los Pirineos. (Ver más: Los glaciares marinos se derriten más rápido de lo previsto)

Así lo constata el informe "On thin ice: cómo reducir la contaminación puede ralentizar el calentamiento y salvar vidas", de la Iniciativa Internacional sobre el Clima de la Criósfera (ICCI por sus siglas en inglés) que detalla los impactos del cambio climático en las regiones de la criósfera en todo el mundo: el Ártico, la Antártida, el Himalaya, los Andes y África Oriental.

"Los glaciares tienen una importancia global, ya que son los principales contribuidores al aumento del nivel del mar", asegura en declaraciones a Efe la investigadora de la Universidad de Alaska (EE.UU.), Regine Hock, y añade que "incluso la gente que nunca ha visto un glaciar se verá afectada por el deshielo". (Puede ver: Fotografías que muestran el derretimiento de Mont Blanc en un siglo)

Aunque se detenga el cambio climático, los glaciares seguirán perdiendo masa

Los glaciares están perdiendo masa en todo el mundo, y "continuarán haciéndolo incluso si detenemos ahora mismo las emisiones, porque la criósfera responde lentamente a los fenómenos que le afectan", por lo que, incluso si se detuviese el cambio climático, "seguirán perdiendo masa durante décadas", describe Hock.

Sin embargo, la cantidad de gases de efecto invernadero que emitimos sí que puede marcar la diferencia, "ya que cuanto mayor sea el escenario de emisiones, mayor será la pérdida de masa", anuncia Hock. (Puede leer: Glaciares de los Andes se derriten a gran velocidad)

Por otra parte, el informe también muestra que "algunas acciones para reducir la contaminación beneficiarían a diferentes regiones de la criósfera: abordar las estufas de leña, la quema en campo abierto o de bosques y el diésel beneficiarán al Ártico, mientras que las estufas de carbón tendrían un mayor impacto en el Himalaya".

El deshielo de la criósfera supone "un aumento del nivel del mar de 0.8 milímetros cada año", explica la científica, lo que "afecta de manera directa a las personas que viven en las zonas próximas a los glaciares".

La pérdida de glaciares libera metano y co2

El fenómeno de pérdida de volumen de los glaciares tiene también otros impactos, como la liberación de metano y CO2 del permafrost y las regiones cercanas a las costas siberianas o la aceleración del calentamiento global debido a la pérdida de hielo marino en el Ártico, según detalla el informe.

Además, a medida que aumentan las temperaturas en la criósfera, se incrementan ciertos riesgos, como el derretimiento de Groenlandia o el colapso de la capa de hielo de la Antártica occidental. (Ver más: Hallan microplásticos en un glaciar a 3.000 metros de altura)

"Esta es la Cumbre de los océanos", asevera la investigadora del ICCI, Geïdi Sevestre, pero "no solo es la Cumbre Azul por los mares, también por la criósfera, y es la primera vez que esta tiene un pabellón dedicado a su estado en los veinticinco años desde que se celebra la COP", asegura.

El mensaje que lanza el ICCI es claro: en lo que refiere a la criósfera, no podemos superar el aumento de la temperatura del planeta de 1.5 grados, el límite que "no deberíamos cruzar, y sin embargo es hacia donde nos estamos encaminando", lamenta Sevestre.

Por esta razón, "lo que intentamos hacer en ICCI es conectar a los científicos con los responsables políticos y a todos los interesados", para abordar esta situación e intentar mitigar sus efectos.

"Todos estamos conectados de alguna manera a la criósfera", continúa Sevestre, y además, "hay 2.000 millones de personas que dependen de los glaciares para obtener agua y, aunque la mayoría de gente nunca verá uno, nos afectan a todos". 

895618

2019-12-13T07:42:59-05:00

article

2019-12-13T07:55:00-05:00

dquinterod_262359

none

- EFE

Medio Ambiente

Los glaciares en el mundo podrían perder hasta un 80% de masa en esta década

78

5380

5458