Se presentaron más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 13 horas

"Los incendios en la Amazonia de este año no fueron normales", según estudio

Un equipo internacional de científicos que escribe en la revista Global Change Biology dice que el número de incendios activos en agosto fue en realidad tres veces mayor que en 2018 y el número más alto desde 2010. No fue normal, como quiso dar a entender el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en agosto de este año.

Así lucía la Amazonia brasilera en agosto de este año.AFP

Esta semana, un grupo de científicos de la Universidad de Lavra (Brasil) y el Lancaster Environment Centre (Reino Unido) publicaron un artículo en la revista Global Change Biology para aclarar al público el origen de los incendios en la Amazonia que solo a mediados de este año, arrasó con 74.000 hectáreas tan solo en Brasil. 

Según escriben, hay tres grandes tipos de incendios en el Amazonas. Primero, hay incendios de deforestación: el proceso de desbroce del bosque primario que comienza con la tala de la vegetación y se deja secar. Luego se usa fuego para preparar el área para la agricultura. Segundo, hay incendios en áreas que han sido previamente despejadas. Por ejemplo, los ganaderos utilizan el fuego para eliminar las pasturas de las malas hierbas, y los pequeños propietarios, los pueblos indígenas y tradicionales usan el fuego en los sistemas de barbecho de las granjas. No todos los incendios en tierras previamente despejadas son intencionales, algunos escapan más allá de los límites previstos. En tercer lugar, los incendios pueden invadir los bosques en pie, ya sea por primera vez cuando las llamas se limitan principalmente al sotobosque o como eventos repetidos, lo que resulta en incendios más intensos.

Los diferentes tipos de fuego tienen diferentes impulsores. "Si bien una gobernanza débil puede conducir a más incendios de deforestación, el cambio climático hace que los bosques sean más cálidos y secos, por lo que es más probable que sufran incendios no controlados. Los diferentes tipos de fuego también tienen diferentes impactos. Por ejemplo, los incendios incontrolados en tierras abiertas pueden matar ganado y destruir cultivos e infraestructura agrícola, mientras que incluso los incendios forestales de baja intensidad pueden matar hasta el 50% de los árboles y reducir el valor de los bosques para la población local", explican. (Satélites de la NASA muestran cómo arde la Amazonia de Brasil)

Por el contrario, los incendios agrícolas en barbecho son esenciales para la seguridad alimentaria y el sustento de algunas de las personas más pobres de la Amazonía. La falta de distinción entre los diferentes tipos de incendios ha contribuido a la incertidumbre que rodea a los incendios recientes en la Amazonía, y tiene implicaciones importantes para las respuestas políticas. (La pregunta de un niño sobre la Amazonia que Duque respondió mal)

En agosto, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que la situación de incendios que se presentó en la Amazonia en agosto de este año fue "normal" e "inferior al promedio histórico". Pero según los cálculos que hcieron basados en el sistema satelital PRODES y DETER-b, el número de incendios activos en agosto de 2019 fue casi tres veces mayor que en agosto de 2018 y el más alto desde 2010.

El área de deforestación detectada por PRODES se extiende de agosto a julio de cada año y es, en promedio, 1.54 mayor que la medida de deforestación DETER-b casi en tiempo real. "El uso de este factor de conversión sugiere que se perdieron> 10,000 km2 de bosque en el período comprendido entre agosto de 2018 y julio de 2019, lo que lo convertiría en la pérdida anual más alta desde 2008", concluyen los investigadores. (Qué podemos hacer por el Amazonas mientras se quema)

A pesar de las conslusiones, quedan algunas incertidumbres. Por ejemplo, a pesar de los incendios a gran escala observados en agosto de 2019, hubo una caída del 35% en los incendios activos en septiembre, y no está claro en qué medida la lluvia o la reciente moratoria de incendios de 2 meses declarada por el presidente Bolsonaro ha contribuido a esto. En los últimos 20 años, el 65% de las detecciones anuales de incendios ocurren de septiembre a diciembre, que es el pico de la estación seca en gran parte del Amazonas. Dado el papel esencial del fuego en la limpieza de la vegetación talada, es muy probable que estas áreas recientemente deforestadas se quemen en algún momento en el futuro. 

891664

2019-11-18T13:10:04-05:00

article

2019-11-18T14:58:01-05:00

hcalle_250705

none

- Redacción Vivir

Medio Ambiente

"Los incendios en la Amazonia de este año no fueron normales", según estudio

78

4567

4645