Los modelos se quedan cortos: el planeta se calentará medio grado más de lo previsto

El incremento de temperatura será un 15 % superior a lo previsto en los últimos modelos climáticos, según estudio publicado en “Nature”.

Esto vendría a suponer que las proyecciones de 1,5 grados serían de 2, las de 2 de 2,5 y así sucesivamente. Pixabay

La investigación, publicada en Nature, de los climatólogos Patrick T. Brown y Ken Caldeira, de la Institución Carnegie para la Ciencia, en Stanford (California), concluye que los países deberán hacer más esfuerzos de lo previsto para evitar que en 2100 la temperatura del planeta aumente más de 2 grados, y si es posible que lo haga menos de 1,5 grados, como pactaron en el Acuerdo de París.

Los modelos climáticos indican que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre continuarán calentando el clima mundial, si bien las proyecciones de calentamiento varían dependiendo del modelo.

Reducción de emisiones

Es decir, cada modelo hace proyecciones en función de las posibles reducciones de emisiones que lleven a cabo los países, desde la disminución drástica, al no hacer nada, pasando por el término medio.

En base a los esfuerzos que puedan llevar a cabo los países, los modelos prevén aumentos de temperatura que van desde el 1,5 grados a los más de 4 grados para finales de siglo.

Los autores aseguran que los impactos del cambio climático global serán mayores con el aumento en la temperatura media global del aire superficial y que esto modificará el balance energético en la superficie terrestre, redundando en más calentamiento.

Calentamiento del planeta, 0,5 grados más

Incorporando estos factores a cualquiera de los modelos climáticos existentes hasta ahora, la previsión de calentamiento para finales de siglo sería un 15 % superior a lo descrito, 0,5 grados más.

Esto vendría a suponer que las proyecciones de 1,5 grados serían de 2, las de 2 de 2,5 y así sucesivamente.

En esa línea, los científicos señalan que “para lograr estabilizar la temperatura global”, tal como se han comprometido los países, “se requerirán mayores esfuerzos en reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los cálculos existentes hasta ahora”.