¡Monos a la vista! registran fauna silvestre en el Huila

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Por medio de cámaras trampa fue registrada una importante diversidad de especies de mamíferos y aves en zonas agrícolas de la Serranía de Peñas Blancas.

La Serranía de Peñas Blancas hace parte del conjunto de áreas protegidas del departamento del Huila. En este espacio las comunidades han implementado y desarrollado diferentes estrategias de conservación de fauna y flora.

Un claro ejemplo de ello es la consolidación del grupo de monitoreo comunitario Ecosan, en el municipio de Acevedo, quienes a través del fototrampeo, buscan conocer la riqueza natural con la que cohabitan y realizar así un inventario de las especies silvestres que están presentes en el Distrito Regional de Manejo Integrado Serranía de Peñas Blancas.

(Lea también: ‘Delitos contra la fauna silvestre aumentan el riesgo de enfermedades infecciosas’, ONU)

A través de estas estrategias, en los últimos días han realizado el registro de una importante diversidad de especies de mamíferos y aves. Esta zona es considerada fuente de alimento y un corredor biológico entre parches de bosque del sur del Huila.

En los registros, obtenidos por Grupo de Monitoreo se pueden observar monos, guaras, ardillas, perro de monte, guacharacas, mirlas y gorriones, entre otras especies, que se alimentan de los frutos de cultivos agrícolas que caen al suelo y proveen de este importante recurso para la fauna silvestre.

Carlos Vargas, agricultor de Acevedo y representante del Grupo de monitoreo Ecosan, asegura que para la comunidad es muy importante no afectar la fauna silvestre en el desarrollo de sus actividades agropecuarias, por eso decidieron cultivar paralelamente un platanal que sirva de alimento para los animales silvestres. “Quiero invitar a todos a evitar la cacería y darse cuenta que es posible conservar las especies y producir cultivos, viviendo en armonía con el medio ambiente”, afirma.

(Le puede interesar: 2020: este es el panorama de los animales en cautiverio)

Por su parte, Katherine Arenas, Bióloga de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM, indicó que las zonas con vocación agropecuaria son evidentemente importantes por ser la base de la economía de la comunidad huilense, pero además son de gran valor para las especies silvestres que utilizan estas áreas como fuente de alimento y zonas de paso que interconectan los relictos de bosque.

“Es importante el trabajo que realiza el grupo de monitoreo, pues ha permitido demostrar que estas zonas productivas son de gran valor para las especies silvestres que utilizan estas áreas como fuente de alimento y zonas de paso que interconectan los relictos de bosque que constituyen su hábitat natural. Por eso también se hace necesario realizar un llamado a las comunidades para evitar la cacería, la tala y las quemas, para propender por la protección de los recursos naturales y evitar la pérdida de la conectividad biológica”, señaló.

Alessandro Tapiero, integrante del grupo de monitoreo comentó  que, “decidimos instalar las cámaras trampas en un predio privado ya que en esa zona no se practica la cacería y contábamos con cultivos que sirven de alimento para animales, esto nos permitió el registro de más de 500 fotos y videos de una gran diversidad de fauna silvestre que nos motiva a seguir conservando, y a sensibilizar a la comunidad aledaña para que protejamos esa interconexión entre bosques, los recuperemos y cuidemos nuestra Serranía de Peñas Blancas”.

Además, los registros del fototrampeo permiten adoptar y desarrollar estrategias que promuevan en las comunidades prácticas de mejora de sus unidades productivas, reduciendo así las amenazas para la diversidad de especies que se constituyen en indicadoras de la alta abundancia de biodiversidad del área protegida.

Comparte en redes: