Monos capuchinos en Panamá llegaron a su “edad de piedra”

Científicos observaron a monos capuchinos en Panamá utilizar piedras como herramientas, lo que para nuestros ancestros, significó el inicio de la Edad de Piedra. Hay dudas sobre hace cuánto tienen ese comportamiento.

Los mono capuchinos o carablanca se extienden por todo Centroamérica. kansasphoto - Wikipedia

Era un secreto a voces, una especie de leyenda urbana entre los biólogos del mundo. O al menos así describe la bióloga Brendan Barrett lo que los investigadores del Smithsonian Tropical Research Institute acaban de confirmar: que una comunidad de monos capuchinos de la isla Jicarón, en Panamá usa piedras como herramientas para abrir semillas, ostras y otros elementos, tal como lo hicieron nuestros ancestros cuando inició la Era de Piedra.

El rumor empezó a circular hace unos años, cuando supuestamente una botánica que visitaba la isla, creyó ver a los simios usando piedras como herramientas. No obstante, no pudo documentar el comportamiento pues su misión era recolectar plantas únicas de la isla caribeña.

Pasaron varios años hasta que Barrett y su equipo pudieran regresar a la remota locación. Una vez allí, le contó la científica a The New Scientist, supo que la travesía había valido la pena. “Estábamos asombrados”, comenta Barrett. Nunca antes se había registrado este comportamiento en monos del mismo género que los capuchinos, que, en medio de la tupida selva del Parque Nacional Coiba, alzaban rocas que pesaban casi la mitad de su cuerpo para abrir alimentos duros. 

De inmediato, los investigadores supieron que estaban ante una oportunidad casi milagrosa de responder a la pregunta sobre por qué una especie decide aventurarse en la Edad de Piedra.

Increíbles, pero no únicos

Si bien esta es la primera vez que se observa este comportamiento en este tipo de monos, lo cierto es que los humanos no somos los únicos animales que alguna vez decidieron usar piedras para sobrevivir mejor en su ambiente. 

Desde 2007, los científicos han encontrado herramientas de piedra en los bosques tropicales de Brasil, Tailandia y África del Este que datan de la misma época que las pirámides, mucho después de que los humanos dejáramos atrás nuestra edad de piedra. Descubrieron que pertenecieron a comunidades de chimpancés, quienes todavía usan estas herramientas en diversos bosques del mundo. 

Asimismo, en décadas recientes se observó cómo en algunas islas de Tailandia –especialmente en la pequeña isla de Koram–, los macacos se volvieron tan habilidosos usando los “abre ostras”, que esa población de moluscos está en riesgo de extinción en esa isla.

Lo interesante del nuevo descubrimiento es que el uso de herramientas de piedra no se extendió a todos los monos de la isla, sino a una comunidad específica que vive en las costas del oeste. Las otras dos comunidades de Jicarón no fabricaban sus herramientas y, cuando los científicos les dejaron herramientas “de anzuelo”, simplemente las ignoraron. El por qué de esto no es claro aún.

Como tampoco es claro el hecho de que las herramientas solo fueran usadas por los machos, a pesar de que las hembras estaban cerca durante el proceso de uso y fabricación. Igual de sorpresivo fue ver cómo había ciertos machos completamente diestros en la fabricación, y que guardaban y usaban la misma herramienta en distintas ocasiones.

Las pocas respuestas que pueden esbozarse después de estas observaciones, que se extendieron por un año, es que el uso de herramientas tendría que ver con la escasez de recursos en el Parque Natural Coiba, un archipiélago de 100 pequeñas islas. Además, en las islas no hay depredador de los monos, por lo que pueden darse el lujo de sentarse en el suelo a golpear una roca contra la otra, causando ruido y revelando su ubicación.

Lo único cierto es que este nuevo descubrimiento desmonta el mito de que los seres humanos somos los únicos animales capaces de crear herramientas, usarlas y transmitir ese conocimiento a través de la cultura. Además de los primates, los cuervos son un gran ejemplo de animales con capacidades extraordinarias para modificar, y usar a su favor, el ambiente que les rodea.