Nace un nuevo herbario para la región Caribe

La ceiba roja, usada por los artesanos del Carnaval de Barranquilla para sus máscaras, se convirtió en el símbolo de la nueva colección en la U. del Norte que ya cuenta con 1.000 especímenes.

Marcela Celis, botánica e investigadora de la U. del Norte.

Elegir el ejemplar 001 de una colección botánica es una tarea a la que un botánico se dedica con amor. Esa primer ejemplar marca el nacimiento de una obra que debe viajar en el tiempo para que otras generaciones estudien la riqueza biológica de un lugar y la entiendan. Es la primera página de una nueva biblia de la naturaleza. Después de ires y venires, Marcela Celis, investigadora y profesora de la Universidad del Norte en Barranquilla, a cargo del recién nacido Herbario UNO, eligió a la Ceiba Roja.

Este árbol de hasta 30 metros de alto, con un tronco espinoso hasta las ramas, hojas compuestas con foliolos palmeados, flores con pétalos carnosos y un fruto en cápsula que se abre longitudinalmente para dispersar sus semillas, tiene un valor especial para los barranquilleros: su madera liviana y fácilmente moldeable es la materia prima para fabricar muchas de las artesanías y máscaras coloridas del carnaval.

“La ceiba roja nos da una identidad cultural y regional”, cuenta Marcela mientras abre el folio 001 donde están las hojas y flores desecadas de una ceiba roja. Luego la lleva hasta una caja de luz que logró conseguir por un precio muchísimo más barato al de las cajas de luz tradicionales pero que cumple perfectamente su función. Enciende la cámara digital y el computador para tomarle una fotografía y hacer la demostración del proceso que sigue cada uno de los ejemplares que entran al herbario. Hasta ahora la colección va en 1.000 especímenes. En el mundo se calcula que existen unas 300.000 especies de plantas con flores, de esas en Colombia habitan unas 28.000 y en el Caribe podrían existir unas 6.000.

El Herbario UNO, inaugurado oficialmente esta semana durante la Cátedra Europa en Uninorte, es el número 58 en Colombia y el séptimo del Caribe colombiano. “Lo más importante de un herbario es que la información esté disponible para toda la población”, explica orgullosa Marcela, bióloga y profesora del Departamento de Química y Biología de Uninorte, quien además es una de las autoras del Catálogo de Plantas y Líquenes de Colombia, el listado más completo y actualizado de la vegetación nacional. (Imagen: Botánica Marcela Celis de Uninorte). 

La fortaleza del nuevo herbario es precisamente esa: nació con un énfasis digital y puede ser fácilmente consultado en internet. A pesar de enormes esfuerzos en varias instituciones con herbarios en el país, la mayor parte de la información botánica sigue oculta en anaqueles. “En el mejor de los casos está en una tabla de excel”, recalca Marcela.

En el Caribe los herbarios más antiguos e importantes están en la Universidad del Atlántico y la Universidad del Magdalena. El primero tiene más de 13.000 especímenes y el segundo se acerca a los 16.000. “Los herbarios son repositorios inigualables de la biodiversidad, con este proyecto la universidad da un golpe de inteligencia a la pobreza de información que hay sobre nuestra flora”, comentó Enrique Forero, presidente de la Academia de Ciencias de Colombia durante el lanzamiento.

“Tener un herbario en la universidad es sinónimo del interés y la importancia que se le está dando a la biodiversidad”, apunta la investigadora. El proyecto cuenta con un aliado de lujo: el Jardín Botánico de Berlín con más de 300 años de historia. Thomas Borsch, director de este centro, estuvo presente esta semana en Barranquilla para ser testigo del bautizo oficial del nuevo herbario.

La colección botánica tendrá un énfasis en la vegetación del Caribe pero abrirá sus anaqueles para especies de otras regiones derivadas de investigaciones que realicen los científicos de Uninorte. Los 1.000 especímenes que hoy alberga representan 80 familias, 188 géneros y 251 especies.