Nadador atravesará “el everest de los mares” para alertar sobre la crisis de los océanos

Lewis Pugh, nadador de resistencia y embajador de las Naciones Unidos para los Océanos, atravesará el canal de la Mancha, con el fin de llamar la atención de la opinión pública sobre la aguda crisis que viven estas aguas en todo el mundo.

Lewis Pugh es embajador de los océanos de las Naciones Unidas desde el año 2013. Facebook – Lewis Pugh

Lewis Pugh está dispuesto a enfrentarse a la prueba más importante de su carrera con el único de fin de poner en el ojo público la situación crítica que amenaza a los océanos de todo el mundo, debido a la creciente contaminación y los efectos del cambio climático sobre ellos. 

El nadador y embajador de las Naciones Unidas para los Océanos  intentará nadar toda la longitud del canal de la Mancha para llamar a los gobiernos a que protejan el 30% de los océanos del mundo para 2030.

Pugh emprenderá su travesía desde la pequeña comunidad de Land's End (Fin de la Tierra), en Gran Bretaña, y nadará 560 km hasta la ciudad de Dover. Lo complicado de la hazaña es que el deportista lo hará durante 50 días consecutivos, nadando a entre 10 y 20 kilómetros por hora, durante cinco horas cada día.

Este reto físico podría generarle irritación bajo sus brazos, hinchazón en la lengua e incluso, causarle hipotermia. Además, el esfuerzo es tal, que necesitará comer unas 10.000 calorías diarias (el hombre promedio debe comer entre 3.500 y 4.500).

"El canal de la Mancha es el Everest de la natación. Siempre ha sido el Everest de la natación y siempre lo será ... porque es un nado muy difícil. Es largo, frío y lleno de medusas", dijo Pugh el martes en Londres mientras lanzaba oficialmente su travesía, bautizada “The Long Swim” (El largo nado).

Alrededor de 1.800 personas han nadado a través del canal de la Mancha desde que el Capitán Matthew Webb completó por primera vez el desafío en 1875.

Para prepararse, el nadador ha estado recorriendo las aguas de Sudáfrica y las heladas mareas de las Islas Malvinas, al sur de Argentina. "Este es el nado más largo que jamás haya intentado y requerirá una mentalidad completamente diferente... Puedo mantener mi cuerpo estable, pero en última instancia será el corazón el que me lleve a Dover. Va a ser un viaje enorme en el aspecto físico y también en el mental”, comentó en el lanzamiento del evento.

El nadador del medio ambiente

Pugh, oriundo de Gran Bretaña, comenzó su carrera deportiva de nado en océanos hace más de 30 años. Con tan solo 17 años realizó su primer desafío a larga distancia cuando tenía 17 años, entre Robben Island y Ciudad del Cabo. Años más tarde, se coronó como la primera persona en completar un nado de larga distancia en todos los océanos del mundo.

Es por ello que confiesa que su profesión lo ha llevado a sumergirse en las aguas congeladas de la Antártida y del Ártico, así como en aguas templadas de arrecifes de coral. Confiesa que en ese periodo ha visto el mar cambiar ante sus ojos.  

"Nuestros océanos no son limpios ni saludables. Cada año, veo más y más contaminación por plásticos ... lo veo en la superficie y en el fondo de los océanos. Veo a los peces y a la aves comiendo plástico y muriendo por esa causa. Y si comemos ese pescado, también estamos comiendo plástico", dijo en el lanzamiento de la campaña, al que asistieron científicos, miembros de organizaciones civiles, medios, entre otros.

Por eso decidió hacer algo. En 2007 realizó su primer nado de “consciencia ambiental”. En esa ocasión se zambulló en las aguas del Polo Norte para alertar sobre el derretimiento de los polos a causa del calentamiento global. 

Tres años más tarde, eligió como destino un lago glacial en el Monte Everest, ara alertar sobre “el derretimiento de los glaciares y el impacto de la reducción de reservas de agua en la paz mundial”, según informo la ONU.

Desde entonces no ha parado de sumergirse en océanos alrededor del mundo para alertar sobre los grandes peligros que acechan a estas aguas, fundamentales no solo para actividades como la pesca, sino para la regulación del clima mundial. 

Aunque esta travesía pareciera una misión solitaria, Pugh viajará con un equipo y la organización Surfers Against Sewage (Surfistas contras las aguas residuales) organizará limpieza de playas a lo largo de su ruta. Además, el nadador espera que en aquellos escazos lugares donde toque costa, la gente se adueñe de su hazaña. “Quiero que este sea el nado de la gente”, dijo. 

Si desea seguir el paso a paso de la hazaña de Pugh, puede hacerlo en su blog, http://lewispugh.com/the-long-swim/