Dice fotógrafo de National Geographic
contenido-exclusivo

“No conozco un lugar con una diversidad como la de Colombia”

Christopher Baker lleva doce años fotografiando Colombia. En 2008 ganó el premio a mejor periodista de viajes y en 2012 fue el autor de la guía turística, publicada en National Geographic Traveler.

Baker señala que la comunidad de Colombia que más lo ha impactado son los wayúu. / Fotos: Christopher P. Baker. Not to be reproduced without permission.

En 1999 Christopher Baker conoció Colombia. Llegó a la ciudad amurallada, en la capital de Bolívar, montado en un crucero como cualquier otro turista: con ilusiones de conocer un lugar desconocido. Tal vez fueron las casas de colores, las calles empedradas o las palenqueras que le ofrecieron dulces que jamás había probado las que sembraron una pasión por retratar la esencia de Colombia, un país del que hasta ese momento solo había escuchado relatos de violencia.

Con el tiempo Baker llegó a recorrer desde La Guajira hasta el río Amazonas y fue entonces en 2012 cuando el fotógrafo inglés realizó la guía turística del país, trabajo que fue publicado en la serie National Geographic Traveler.

¿Cuándo llegó aquí por primera vez?

Hace veinte años llegué a Cartagena en un crucero, pero estuve solamente en esa ciudad. Luego, 10 años después, volví y conocí más lugares. Aún siento que me falta viajar mucho, aunque ya he llegado a la gran mayoría de lugares. Recuerdo siempre con mucho afecto a La Guajira por todo: su cultura wayúu, los paisajes y el desierto, allá se vive la naturaleza pura.Llevo fotografiando este país desde hace más de doce años. En el 2009 viví aquí durante cinco meses, esto fue para investigar lo que después se publicó en la guía turística de Colombia con National Geographic.

¿En qué se diferencia Colombia de otros países, en temas de biodiversidad?

No conozco ningún lugar con una diversidad igual a la de Colombia. Aquí se encuentran diferentes formas de la tierra; los ecosistemas desde la amazonia hasta los Andes; múltiples culturas, con más de 86 tribus de indígenas; la cantidad de animales y la fauna es excepcional.

¿Considera que tanto los colombianos, como las autoridades, conservan los diferentes ecosistemas?

Colombia tiene algunos problemas con ese tema, pero también tengo que decir que al mismo tiempo, en muchos lugares se demuestra el amor por la tierra. Eso lo sé por la cantidad de lugares que ahora están protegidos por su riqueza en fauna y lo exótico de los ecosistemas. Me atrevería a decir que, de lo que he conocido, la mayoría de lugares con estas características están ahora protegidos por alguna autoridad. Sin embargo, sé que existen otras zonas que requieren de protección pero tal vez no es posible por distintas situaciones. Yo creo que el problema en todos los países del mundo es que la gente entienda que ellos también tienen una responsabilidad y que no tienen que esperar a que sea el gobierno el que siempre responda.

¿Puede dar un ejemplo de algún lugar en Colombia que se encuentre en medio de altos niveles de contaminación?

Esto es complicado de responder porque también hay que pensar en los problemas de la gente y Colombia es un país con mucha pobreza. El lugar que se me ocurre ahora no es muy rural pero en la Comuna 13 en Medellín vi mucha falta de conciencia ambiental. Sin embargo, hace una década muchos me recomendaban no llegar allá y actualmente pude ir, eso ya es un cambio. Lo cierto es que el turismo puede cambiar el pensamiento de los que visitan el lugar y también de los mismos locales. Nadie quiere visitar lugares sucios y por eso no sé si la gente de la Comuna 13 se pregunte el porqué no reciben tantos visitantes. Es importante entender que el cuidado al medio ambiente no solo es para que otros lo vean sino para mejorar la calidad de la vida propia, eso es lo fundamental.

¿Cómo ha sido el trabajo con las comunidades locales de los diferentes espacios que ha visitado?

Todo el mundo siempre ha estado abierto a aceptarme como extranjero. Eso es una de las cosas más bellas de viajar, yo llego a los lugares con los ojos y el corazón dispuesto a entender las diferentes culturas. A este punto ya siento que las diferencias son mentales porque en el fondo todos tenemos los mismos deseos: acceder a buena educación, el bienestar de los niños, la salud, etc. Siempre viajo con alguien de la región que voy a visitar y es de esa persona de la que aprendo.

¿Considera que aún en el exterior hay miedo de venir a Colombia?

Es un proceso. Hay dos batallas en Colombia: la batalla física que se vive con el conflicto armado y la batalla mental, que es la imagen que ustedes mismos tienen de su país y como en el exterior también lo entendemos. Lo cierto es que las cosas han cambiado, últimamente todos los viajes de fotografía con este país como destino se agotan muy rápido, la gente quiere venir y los que ya que estuvieron quieren volver. Los extranjeros somos los embajadores de Colombia en el exterior y es importante que otros entiendan que Colombia ha cambiado.

¿Por qué recomendaría a Colombia como un buen destino de viaje?

Siento que es un lugar que genera sorpresa. Las personas que vienen no saben qué se van a encontrar y se asombran de lo que encuentran. Y lo otro, sin duda es la gente. Para mí aún es muy difícil entender por qué la mayoría de colombianos son tan amables. Más allá de la historia de violencia, que pienso que debe ser un tema del pasado, yo les digo a todos sin temor a equivocarme que viajen a Colombia.

886935

2019-10-20T14:13:56-05:00

article

2019-10-20T18:04:28-05:00

[email protected]

none

Juliana Jaimes Vargas

Medio Ambiente

“No conozco un lugar con una diversidad como la de Colombia”

64

5468

5532

1