Nobsa, segundo municipio de Boyacá que deja el uso del plástico y el icopor

Ahora, los comerciantes venderán los postres empacados en envases hechos con fécula de maíz, caña o bagazó. El principal objetivo es eliminar por completo el uso de plásticos para ayudar al medio ambiente.

Nobsa e Iza son los municipios en Boyacá en donde se ha dejado de usar el plástico y el icopor. Pixabay

El impacto que generan en el medio ambiente materiales como el icopor o el plástico ha llevado a que en varios lugares del mundo se plantee la posibilidad de usar productos más sostenibles. Es el caso de Nobsa, Boyacá, en donde recientemente inició una campaña para darle la bienvenida a componentes biodegradables y permitirle al ambiente a recuperarse de los estragos que ocasionan estos elementos. (Lea: La ciudad colombiana que quiere librarse de los plásticos y el icopor)

Nobsa es conocido por la venta y comercialización de postres. Por tal razón, sus habitantes, con la intención de eliminar el uso de los plásticos e icopor, le apostaron a usar empaques hechos con fécula de maíz, bagazo de caña o cartón. Una iniciativa que tiene como objetivo disminuir la cantidad de residuos sólidos que llegan al Relleno Sanitario Terrazas del Porvenir, en Sogamoso, que recibe la basura de 43 municipios de Boyacá. 

El primer municipio en Boyacá en sumarse a esta iniciativa fue Iza. Clara López, presidenta de la Asociación de Postres de Iza, explicó que en lugar de usar productos de plástico, que tardan entre 100 y 1.000 años en descomponerse, o de icopor, que se tardan más de 10 siglos, "usarán envases elaborados a base de almidón de maíz, que son biodegradables y se descomponen en 180 días". (Puede leer: "Utilizar bolsas de plástico para comprar fruta y verdura me parece una locura")

López añadió que "estos envases se convierten en abono y nos permite servir un mejor alimento a los turistas que nos visitan. Incluso, los cubiertos también son biodegradables. Eso representa un aumento en nuestros gastos, pero lo más importante es el medio ambiente”. 

A pesar de que esta medida puede generar un mayor costo para los productores, López aclara que los beneficios se verán a futuro cuando se visibilicen el aporte al medio ambiente del país. (Lea también: Un nuevo proceso químico podría convertir residuos plásticos en combustible)