Reconfigurar la Mojana: nueva vida para la arquitectura rural

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Reducir riesgos por el clima, premio BIBO 2020 en la categoría Constructores de paisajes sostenibles.

Para José Francisco Charry, director de Cambio Climático y Gestión de Riesgo del Minambiente y gestor de este proyecto, el “fortalecimiento de las medidas implementadas en La Mojana han permitido generar procesos de asociatividad en la comunidad, mejorando su calidad de vida y fortaleciendo los procesos de adaptación al cambio climático. También se reducen sus vulnerabilidades a través de sensibilizar sobre la conservación de la fauna y flora, y la correlación comunitaria con el espacio”. (Puede leer: Asocaimán: de cazadores a guardianes del caimán aguja)

El Ministerio de Ambiente y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) implementaron el proyecto “Reducción del riesgo y de la vulnerabilidad frente al cambio climático en la región de la Depresión Momposina, Colombia”, que se enfocó en reducir la vulnerabilidad de las comunidades y aumentar la resiliencia de los ecosistemas que enfrentan riesgos de inundación y de sequía asociados con el cambio climático y la variabilidad climática.

Uno de los retos que salió del corazón de las comunidades de La Mojana fue la construcción de viviendas adaptadas, ya que en 2010 se perdieron casi 20 mil. En alianza con Agra Arquitectos se desarrolló un proceso innovador que logró la construcción de 11 centros comunitarios y el mejoramiento de viviendas y escuelas mediante diseños replicables de infraestructura resiliente a los impactos del cambio climático.

Necesitábamos medidas estructurales para vivienda y escuelas que respondieran a los riesgos o amenazas climáticas en La Mojana, por eso se propuso un diseño de vivienda y centro comunitario que, además de incorporar criterios de adaptación al cambio climático y la variabilidad climática, respondiera a las necesidades y los deseos de las comunidades”, dijo Jimena Puyana, gerente del área de Ambiente y Desarrollo Sostenible del PNUD.

La idea de que los proyectos de pequeña escala, que se articulen con las necesidades de las comunidades, generen un impacto de desarrollo, especialmente si por medio de estos se forjan principios de arquitectura rural. Esta iniciativa fue la que unió a Stefano Anzellini y María Inés García-Reyes, pertenecientes a la empresa AGRA, el Ministerio de Ambiente y el PNUD. Su propósito era promover la arquitectura vernácula como una medida de adaptación que se integra con la restauración de los humedales, la recuperación de las caños y las agricultura resiliente en un modelo integral que permitiera a las comunidades enfrentar la crisis climática. (Puede leer: La Mojana, piloto de adaptación al cambio climático en Colombia)

“Dentro de nuestras intenciones principales está ofrecer un intercambio de saberes con los que trabajamos en territorio. Queremos mostrar que es posible consolidar una arquitectura rural, sin que esto implique altos costos. Y que como respuesta tengamos diferentes puntos de vista comunitarios que permitan construir capital social”, indicó María Inés García-Reyes.

La construcción de los centros comunitarios y viviendas recupera las tradiciones culturales entre las familias y crea espacios para necesidades específicas, a partir de un trabajo mancomunado entre el Gobierno, la cooperación, la empresa privada y los habitantes, protegiendo sus enseres de los impactos del cambio climático y convirtiendo a estas casas en un símbolo de la resiliencia en La Mojana. (Le puede interesar:

Comparte en redes: