Olas de calor podrían afectar la reproducción de algunos animales

Un estudio consideró los impactos de las olas de calor en la reproducción de escarabajos machos y hembras. A mayor calor, la descendencia resultante es menor que en las temperaturas templadas.

SINC

Desde la década de 1980, las olas de calor cada vez más frecuentes e intensas, y los rastros de estos eventos extremos están extendidos en el mundo natural, donde las poblaciones muestran respuestas al estrés.

Un rastro común de un mundo más cálido es cuando la distribución de una especie se desplaza a altitudes más altas o migra hacia los polos. Una revisión de varios cientos de estudios de 20122 encontró un cambio promedio de 17 km hacia el polo y 11 metros de pendiente ascendente, cada década. Sin embargo, si los cambios de temperatura son demasiado intensos o llevan a las especies a un callejón sin salida.

De acuerdo con The Conversation, en 2003, investigadores de la Universidad de Stanford publicaron una revisión bibliográfica en la revista Nature. En el 80% de los estudios revisados encontraron que estos rastros eran observables entre las especies, desde pastos a árboles y moluscos a mamíferos. Algunos emigraron, algunos cambiaron de color, algunos modificaron sus cuerpos y otros cambiaron sus tiempos de ciclo de vida. Una revisión reciente de más de 100 estudios, realizada por la Universidad de Connecticut  en 2015, encontró que 8-50% de todas las especies se verían amenazadas por el cambio climático como resultado.

De acuerdo con Kris Sales, candidato a doctorado en evolución, conducta y entomología de la Universidad East Anglia, tenemos un conocimiento limitado sobre cuáles son los rasgos biológicos son sensibles al cambio climático y, por lo tanto, responsables de las extinciones locales.

El entomólogo apunta a un raso: la reproducción masculina, “porque una serie de estudios médicos y agrícolas en animales de sangre caliente han demostrado que la infertilidad masculina ocurre durante el estrés por calor”, según escribe en The Conservation.

Esto rara vez se había explorado fuera de las moscas de la fruta en animales de sangre fría. Esto ocurre a pesar del hecho de que los ectotermos (organismos que dependen del calor en su entorno para mantener una temperatura corporal adecuada) constituyen la mayor parte de la biodiversidad.

El escarabajo rojo (Tribolium castaneum) es útil para grandes experimentos sobre reproducción, ya que pueden ir de huevo a adulto en un mes a 30 ° C. Las hembras pueden almacenar espermatozoides masculinos en órganos especializados llamados espermatecas y solo necesitan mantener el 4% de una eyaculación para producir descendencia de hasta 150 días.

Para observar el impacto de las ondas de calor en la reproducción, los escarabajos fueron expuestos a condiciones de control estándar o temperaturas de onda de calor de cinco días, que fueron de 5 ° C a 7 ° C por encima de su temperatura preferida. Posteriormente, los escarabajos se aparearon y diversos experimentos buscaron daños en el éxito reproductivo, la forma y función de los espermatozoides y la calidad de la descendencia. Este experimento fue publicado en la revista Biological Reviews of the Cambridge Philosophical Society.

“Encontramos que las temperaturas de las olas de calor que llegaron a 42 ° C redujeron a la mitad el número de descendientes que los machos podrían producir en relación a los 30 ° C, y algunos machos no pudieron producir espermatozoides maduros en el almacenamiento femenino y también sufrieron daños por las olas de calor”, escribió Kris Sales.

De acuerdo con The Conversation, el declive se debió probablemente a que la combinación de machos empeoró en el apareamiento, se transfirieron menos espermatozoides, se transfirieron menos espermatozoides, se mantuvo menos espermatozoides en las espermatecas de las hembras y se dañó e estéril más espermatozoides.