ONU advierte nuevo récord de concentración de CO2 en la atmósfera

De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM), durante 2016 se presentó un "aumento peligroso de la temperatura".

Archivo EFE

La concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, responsable del calentamiento global, alcanzó niveles récord en 2016, anunció este lunes la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que advierte sobre un "aumento peligroso de la temperatura".

"La última vez que la Tierra conoció una cantidad de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años: la temperatura era entre 2 y 3 °C más alta y el nivel del mar era 10 o 20 metros más alto que el nivel actual", recordó la agencia en su boletín mundial sobre los gases de efecto invernadero.

Según la OMM, este "rápido aumento" del nivel de CO2 se debe a "la conjunción de las actividades humanas y a un potente episodio de El Niño", un fenómeno climático que aparece cada cuatro o cinco años y que se traduce en un aumento de las temperaturas del océano Pacífico, que provoca sequías y fuertes precipitaciones.

"Mientras que era de 400,00 partes por millón (ppm) en 2015, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera [...] alcanzó las 403,3 ppm en 2016" y "ahora representa el 145% de lo que era en la época preindustrial [antes de 1750]", precisa el informe publica en Ginebra, donde tiene sede la OMM.

Los investigadores se basan en los "testigos de hielo" (muestras cilíndricas de hielo) para observar las variaciones en la concentración de CO2 en la atmósfera. 

"Si no reducimos rápidamente las emisiones de gases con efecto invernadero, y principalmente de CO2, nos enfrentaremos a un peligroso aumento de la temperatura en lo que queda de siglo, muy por encima del objetivo fijado en el Acuerdo de París sobre el clima", advirtió el secretario general de la OMM, el finlandés Petteri Taalas. "Las generaciones futuras heredarán un planeta mucho menos hospitalario". 

Desde que empezó la era industrial (1750), el crecimiento demográfico, una agricultura cada vez más intensiva, la mayor utilización de las tierras, la deforestación, la industrialización y la explotación de los combustibles fósiles con fines energéticos provocan un aumento de la concentración de gases con efecto invernadero en la atmósfera, el principal de los cuales es el CO2.