Otro mono que se toma “selfies”

Un pequeño orangután de Borneo robó por unos minutos la cámara GoPro del fotógrafo Ian Wood. Acá algunas de las tomas.

Un orangután de tres años se tomó varias fotos con la GoPro del fotógrafo Ian Wood. Ian Wood / A Good Place

El fotógrafo Ian Wood ha capturado imágenes de grandes primates por mucho tiempo, por eso sabe bien que para obtener el mejor ángulo se necesita creatividad. Por esto, cuando visitó el parque nacional de Tanjung Puting en Borneo, Asia, decidió esconder su cámara GoPro cerca de un lugar donde los orangutanes suelen aparecer.

Para su sorpresa, el primero en pasar por allí fue un pequeño orangután de tres años que, no contento con coger la cámara, aprovechó para tomarse unas “selfies”, dejando en la memoria de la GoPro de Wood unas divertidas tomas.

“Mis emociones rápidamente se convirtieron en preocupación cuando vi que se metió la cámara a la boca y la mordió. No estaba preocupado por mi cámara, sino que era el riesgo de asfixia lo que me preocupaba. Después de romper la pantalla LCD, se la sacó de la boca y accidentalmente tomó cientos y cientos de fotos presionando el botón principal. Observé a través de mi iPhone que había conectado a la cámara configurando una conexión wifi. Después de unos 30 minutos, se escapó a un árbol y pensé que sería lo último que vería. Finalmente la dejó caer y pude recuperar mi cámara dañada, pero aun trabajando”, escribió Wood en un blog para el periódico The Guardian.

Acá algunas de las fotos tomadas por el pequeño orangután.

/Ian Wood

/Ian Wood

/Ian Wood

/Ian Wood 

En el 2011 el fotógrafo inglés David Slater vivió una situación similar cuando un macaco negro con cresta (Macaca nigra) robó su cámara y se robó unas espectaculares “selfies”. Sin embargo, esto desató una curiosa batalla jurídica por conocer quién tenía los derechos de autor: Slater, a quien pertenecía la cámara, o el macaco que se la tomó. La organización animalista PETA decidió irse ante los tribunales y pedir que el macaco fuera "declarado autor y propietario de sus propias fotografías". Mientras, Slater peleaba por sus derechos.

Finalmente, en septiembre de este año una corte de San Francisco le dio la razón al fotógrafo inglés, quien se comprometió a donar el 25% de los ingresos que obtuviera por la foto a la protección de los monos. (Lea también: Fin a polémica de dos años: 'selfie' del mono sí es del fotógrafo)