Países desarrollados aportan un 85% al cambio climático

Ello demuestra que la voluntad de mejorar debe venir de las naciones ricas, coinciden los expertos.

En contraste, 140 países en vía de desarrollo solo aportan un 10% al cambio climático. Según el profesor Carlos Iván Cardozo, experto de la Sede Palmira, esto demuestra que la voluntad de mejorar debe venir de las naciones ricas.

El reciente informe que presentó al mundo el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), no puede ser más dramático, pues según Rajendra Pachauri –integrante del Panel–, “nadie en este planeta se va a salvar de los impactos de este fenómeno”.

El informe señala que los conflictos armados se incrementarán, la comida y el recurso hídrico escasearán, los recursos naturales estarán en jaque y, en general, la población sufrirá todos los estragos de haber hecho una administración inadecuada del planeta.

Además, plantea una verdad irrefutable a los escépticos, y en palabras de Michel Jarraud, secretario de la Organización Mundial de Meteorología, “no hay duda de que el clima está cambiando y que el 95% de este cambio se debe a las actividades humanas”.

Un informe que más que apocalíptico, pretende encender una alarma sobre la crítica situación por la que atraviesa el planeta, según el profesor Carlos Iván Cardozo, doctor en Fitomejoramiento y director de la Cátedra “Cambio climático y agrobiodiversidad” de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira.

“La duda que inicialmente tenía este panel, cuando empezó a trabajar en cambio climático, era conocer qué estaba causando dicho fenómeno. Sin embargo, con este estudio se ratifica que somos los seres humanos los que hemos contribuido al engrosamiento del problema, lo cual genera una preocupación y una alarma”, dice el profesor Cardozo.

América Latina sufrirá más

La problemática se ha agravado, según el investigador, debido al uso excesivo de combustibles fósiles que la industria, a nivel mundial, ha utilizado por años, emitiendo gran cantidad de gases de efecto invernadero.

“El tema del desarrollo actual tiene un requerimiento intrínseco que es el consumo de energía, que en los últimos 150 años se ha respaldado en el uso de los combustibles fósiles que ocasionan grandes cantidades de emisiones de efecto invernadero”, afirma el docente.

No obstante, el desarrollo ha estado en el hemisferio norte, donde se concentra la mayor población del mundo, un desarrollo que ha demandado un gran consumo energético.

Por ejemplo, dice que los aportes de los países desarrollados al problema, entre la Unión Europea y EE. UU., son casi el 53%, y si se suman otras tres naciones orientales llegaría casi al 85%.

“Esto quiere decir que hay una gran inequidad desde el punto de vista de quienes más están aportando al problema y de quienes más sufren las consecuencias. Por ello, el informe señala que en el trópico es donde más se van a sentir los efectos del cambio climático”, afirma el profesor Cardozo.
Y así lo ratifica Simon Maxwell, director de la junta de la Alianza Clima y Desarrollo en la Revista Semana Sostenible: “Latinoamérica, sin lugar a dudas, será uno de los más golpeados con el cambio climático”.

Menos recursos

Entre tanto, el profesor Cardozo afirma que a pesar de que América Latina se esté convirtiendo en una despensa importante para los países del norte por la producción agrícola, no tenemos los recursos suficientes para enfrentar problemas que el cambio climático va a desarrollar.

“Los costos estimados de adaptación del mundo al cambio climático pasa de los 50 mil millones de pesos. Es por ello que el apoyo de los países desarrollados es vital para la solución de la problemática, aunque hasta ahora no ha pasado mucho al respecto”, dice Cardozo.

Países como Colombia han incorporado políticas para la mitigación y adaptación al cambio climático. Incluso, ya hace parte de las agendas locales. “El problema es cómo obtener los recursos suficientes para que pase del papel a la realidad y es un punto donde los países que más producen daño, deben contribuir en mayor proporción”, afirma el profesor.

El experto de la U.N. sostiene que lo más preocupante del informe es que el calentamiento actual, en términos de tiempo, es mucho más rápido que algunos que tuvieron lugar en la historia del planeta, pero que se desarrollaron en millones de años.

“Es decir, la transición de un enfriamiento a otro se desarrolló en millones de años, pero en las últimas tres décadas, cada década ha sido más caliente que la anterior según el informe de la ONU. Preocupa, entonces, que el crecimiento del calentamiento está dado dentro de un rango de tiempo muy corto y por eso algunos de los informes parecieran ser apocalípticos”, dice Cardozo.

Sin embargo, enfatiza en que este es un aviso que nos obliga a hacer algo rápidamente en la actualidad.

“En el tema de la agricultura es necesario usar racionalmente los agroquímicos, crear nuevas variedades resistentes al cambio climático, usar racionalmente el recurso hídrico, gestionar políticas públicas para la protección de nuestros recursos naturales y educar a nuestros niños desde pequeños”, concluye.
 

Temas relacionados