Pakistán, otro país que respira niebla tóxica

Con 125,000 muertes anuales el país ocupa el tercer lugar en el mundo con el mayor número de muertes causadas por la contaminación. China e India se encuentran en el primer y segundo lugar, respectivamente.

La foto, tomada el 9 de noviembre de 2017, muestra a un vendedor paquistaní cargando globos por la calle en medio del fuerte esmog en Lahore. Arif Ali/AFP

La niebla tóxica (Esmog) que ha cubierto partes de Pakistán, durante semanas, ha puesto de manifiesto el letargo oficial sobre la contaminación desenfrenada que ha matado a miles de personas. Más que las que murieron en años de militancia.

Con 125.000, el país ya ocupa el tercer lugar en el mundo, detrás de China e India, con el mayor número de muertes anuales causadas por la contaminación, de acuerdo con un informe del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Fundación Gates.

La cifra va mucho más allá de las aproximadamente 60,000 personas que murieron en la batalla de muchos años del país contra el extremismo.

"No quiero minimizar el riesgo del extremismo militante, pero debemos entender que nuestros ciudadanos son más vulnerables a las enfermedades en el aire que a los terroristas armados en el terreno", escribió la senadora de oposición Sherry Rehman en el periódico Express Tribune.

El aire contaminado que se posó sobre Islamabad en los últimos días, finalmente fue disipado por la lluvia, haciendo que las Colinas de Margalla se vieran una vez más.

En Lahore (Punjab), donde la situación era más crítica, el nivel de PM2.5 había caído a 159, el miércoles, desde los más de mil que se registró durante el pico de contaminación, según PakistanAirQuality, una iniciativa ciudadana iniciativa de monitoreo.

El PM2.5 es el material particulado respirable, presente en la atmósfera de las ciudades en forma sólida o líquida (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, entre otras), cuyo diámetro es inferior o igual a los 2,5 micrómetros. Es decir, partículas respirables 100 veces más delgadas que un cabello humano.

Pero el nivel de PM2.5 que parece bueno para Pakistán tras la reducción, sigue siendo muy mala: 159 es seis veces más alto que el límite de seguridad de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿A qué se debe el esmog?

El gobierno paquistaní casi no ofrece datos confiables sobre la contaminación, por lo que es difícil decir con certeza por qué el smog se ha vuelto tan penetrante, particularmente en los últimos dos años, y mucho menos abordar sus causas.

Los sospechosos obvios incluyen emisiones industriales sin control, millones de vehículos mal mantenidos y una completa falta de gestión de residuos, con toneladas de basura que a menudo se queman en las calles.

Estos factores se ven agravados por la quema anual de rastrojos en la cosecha, atribuida a la reciente crisis de contaminación en el sur de Asia.

¿Qué está haciendo el gobierno pakistaní para controlar la situación?

A medida que el esmog alcanzó su punto máximo en las últimas semanas, aproximadamente mil nuevos pacientes fueron tratados cada día por problemas respiratorios en los nueve hospitales públicos de la provincia de Punjab, dijeron funcionarios del ministerio de Salud.

Pero, incluso cuando los centros médicos con pocos recursos luchan por salir adelante, la reacción oficial de Pakistán es lenta.

"Es una cuestión de emergencia, pero los funcionarios afectados no hicieron nada más que tomar el té en sus oficinas", dijo Syed Mansoor Ali Shah, presidente del Tribunal Superior de Lahore (Punjab), durante una audiencia de emergencia en la que un partido de la oposición acusó al gobierno provincial de no controlar el smog.

Los funcionarios provinciales retrasaron los horarios de inicio de las clases y cerraron algunas de las peores empresas contaminantes. También, dijeron que ordenaron detener temporalmente la quema de cultivos.

Sin embargo, Shah dijo en el tribunal que esto no era suficiente y agregó: "¿Por qué no emitió una alerta roja sobre el smog ya que sabe que es perjudicial para la salud de las mujeres embarazadas, las personas de edad y especialmente los pacientes con problemas en el corazón?"

Acusando a los funcionarios encargados de medio ambiente de mentir al tribunal, les ordenó que pusieran a disposición del público los datos sobre contaminación.

A diferencia de Beijing, que está tomando medidas enérgicas contra la contaminación, y Nueva Delhi, que al menos monitorea su aire y emite advertencias a sus ciudadanos, las autoridades pakistaníes "aún no se han despertado", dijo Abid Omar, el empresario detrás de PakistanAirQuality.

"El medio ambiente pasa a estar en la parte inferior de la lista", dijo.

Sin embargo, "Pakistán es extremadamente vulnerable al medio ambiente", advirtió el abogado y activista medioambiental Ahmad Rafay Alam.

Además, hizo un llamado al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para que considere declarar a Pakistán en "emergencia" y establecer una oficina en Lahore.

El representante de la OMS para Pakistán, Mohammad Assai, dijo que esperaba que la situación comenzara a mejorar a medida que se tuviera "más conciencia".

Sin embargo, incluso cuando los ciudadanos respiraban un poco más tranquilos el miércoles, los residentes de Punjab se quejaron de que los infames hornos de ladrillos de la provincia echaban humo una vez más a la atmósfera.

"Muchos todavía están funcionando", dijo un agricultor a la AFP.