Palomas con sensores en su espalda, el nuevo camino para recolectar datos sobre el clima

Investigadores ingleses están instalando estos pequeños dispositivos en palomas mensajeras para intentar llegar a puntos de difícil acceso. Medir con precisión la contaminación del aire, uno de sus objetivos.

Así se ven las palomas con los dispositivos adaptados a sus espaldas. N+1 - Rick Thomas

Rick Thomas es investigador de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido. Trabaja en la Escuela de Geografía, Tierra y Ciencias y se ha especializado en desarrollar nuevos instrumentos para investigar el clima y la calidad del aire. Entre su bajara de desarrollos tiene varios dispositivos al que acaba de sumarle uno más: unos pequeños y livianos sensores que instalará sobre la espalda de las palomas para recopilar datos sobre el clima. (Lea Colombia se une a la medicina basada en la evidencia)

El kit, advierte Thomas al portal Gizmodo, puede capturar de manera económica y eficiente registros de temperatura, humedad, presión, datos de ubicación y niveles de luz. ¿La razón? Las palomas pueden volar largas distancias y llegar a lugares a donde no suelen llegar otros artefactos como los drones. (Lea Edición genética para esterilizar cucarachas: la idea con la que quieren controlar las plagas)

Para evitar perder los sensores, que solo representan el 3% del paso de las aves y tienen un costo de 250 libras (más o menos 1 millón de pesos colombianos), Thomas solo trabaja con palomas mensajeras que vuelven a los hogares de sus criadores. Una vez allí, se los quitan y se descargan los datos que lograron recopilar. Están sujetados con pequeñas correas que, en principio, no entorpecen el vuelo de los animales.

“Si los dueños de las palomas no están contentos con algún aspecto de colocar los sensores en sus espaldas, entonces sus pájaros no tienen que volar ", dijo Thomas a Gizmodo. "El bienestar de las aves es absolutamente primordial".

De tener éxito en su propósito, asegura Thomas, los datos servirán para, entre otras cosas, ayudar a predecir cómo se desplaza la contaminación del aire por las ciudades, lo que podría servir para planear con más precisión los lugares donde se quieren construir escuelas u hospitales. También podrían ser útiles para elaborar políticas para la adaptación al cambio climático.

 

845686

2019-03-18T18:52:51-05:00

article

2019-03-18T18:52:51-05:00

ssilva_250624

none

- Redacción Vivir

Medio Ambiente

Palomas con sensores en su espalda, el nuevo camino para recolectar datos sobre el clima

88

2357

2445