Piden a la ONU intervenir para proteger el páramo de Santurbán

Organizaciones de la sociedad civil solicitaron que el Relator Especial de Naciones Unidas sobre los derechos al agua potable y al saneamiento elabore un informe sobre el caso, visite el sitio y medie para que el Estado colombiano adopten las acciones necesarias para proteger el ecosistema.

Corte Constitucional ordenó una nueva delimitación en noviembre de 2017.Archivo El Espectador

Organizaciones de la sociedad civil enviaron una comunicación a Léo Heller, Relator Especial de Naciones Unidas sobre los derechos al agua potable y al saneamiento en Colombia.

En ella alertan que ambos derechos están en grave riesgo ante la  intención de implementar proyectos mineros dañinos en o cerca del páramo, fuente de agua para más de diez municipios y 3 ciudades principales. Solicitan que el Relator elabore un informe sobre el caso, visite el sitio y medie para que el Estado colombiano proteja ese ecosistema.

"Acciones y omisiones del Estado han permitido el avance de proyectos mineros que amenazan la disponibilidad y calidad del agua que provee el páramo. La delimitación del sitio no incluyó todo el ecosistema, dejando desprotegida una parte del mismo, y no contó con participación ciudadana, por lo que la Corte Constitucional dispuso que se realice de nuevo". 

La petición, firmada por el Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán, Indepaz, Mining Watch Canadá y CIEL (Center for International Environmental Law), se refiere al proyecto de delimitación de páramos que la Corte Constitucional tumbó en 2017, y que dio pie para una nueva polémica sobre dónde comienza y termina un ecosistema, qué es un páramo y qué debería el gobierno colombiano hacer en él. 

Como contó El Espectador, Santurbán se convirtió en una especie de laboratorio para resolver el conflicto entre minería y conservación. Tanto así que, tras esa nueva delimitación, sumado al fallo de la Corte Constitucional que prohibió cualquier actividad extractiva o minera en páramos, el proyecto Angostura, de la canadiense Eco Gold, tuvo que salir de allí. Eco Gold reclamó ante el Banco Mundial una compensación por parte de Colombia por los daños que había sufrido con esta serie de decisiones. (Nueva delimitación de Santurbán será socializada en enero)

En el documento enviado a las Naciones Unidas se detalla el proceso de delimitación de Santurbán, la importancia de ese entorno para el disfrute del derecho al agua en Colombia, el marco legal para la protección de los páramos en el país, el desarrollo de proyectos en o cerca del sitio, así como los impactos o amenazas ambientales asociadas: disminución de la calidady cantidad del agua, contaminación por el uso de explosivos, disminución de la calidad del aire, aumento del nivel de ruido y pérdida permanente de hábitats, entre otros.

"Varias empresas mineras han intentado desde hace más de 15 años extraer oro del páramo de Santurbán, ecosistema frágil y estratégico que provee de agua a millones de personas en Colombia. Algunas de ellas son compañías canadienses que están acudiendo a arbitrajes contra el gobierno de Colombia, para demandar enormes sumas de dinero", dicen las organizaciones. (Le puede interesar: Las turbulencias de Santurbán)

Las organizaciones piden al Relator monitorear la situación del páramo de Santurbán y urgir al Estado colombiano a cumplir sus obligaciones internacionales en relación con el derecho al agua.