Plantón frente a la CAR para oponerse a minería en Suesca

Buscan exigirle a esta entidad que responda por una licencia ambiental que le otorgó a Cementos Tequendama para explotar una zona que, según ellos, es humedal.

En la zona de explotación se encontraron especies vedadas. / Cortesía
En la zona de explotación se encontraron especies vedadas. / Cortesía

Desde este lunes en la mañana, más de 70 persona de las veredas de Chitiva Alto y Chitiva Bajo están viajando desde Suesca, Cundinamarca, para reunirse frente a la sede de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), en Bogotá. La idea de la comunidad es realizar un plantón hoy, desde las 9:00 a.m., para exigirle a la entidad que responda por la licencia ambiental que le otorgó a Cementos Tequendama para realizar un proyecto de minería a cielo abierto en una zona que, según ellos, tiene características de humedal.

El proyecto al que se oponen corresponde a una explotación de arenas silíceas en una extensión de 15 hectáreas que se estaría desarrollando a sólo ocho minutos en carro desde la Iglesia de Chitiva Alto. Y aunque la CAR le otorgó a la cementera una licencia ambiental en el 2014, que fue ratificada en el 2016, la comunidad teme que el proyecto termine por afectar sus recursos hídricos, pues cree que los estudios de impacto ambiental que fueron presentados no tuvieron en cuenta que en la franja había especies vedadas, ecosistemas de humedal y que en el territorio hay partes de la zona protegida de la Cuenca Alta del Río Bogotá.

“Nosotros llevamos un tiempo oponiéndonos a esta explotación, porque queremos proteger el agua. Esta es una zona que no ha sido declarada apta para la minería y un proyecto de este tipo podría impactar especies protegidas”, explicó a El Espectador Esperanza López, vocera del Colectivo Ciudadano de Suesca.

Según Francisco Rivero, abogado de la comunidad, el 6 de octubre y en compañía de la CAR se realizó una visita técnica al lugar que sería explotado para buscar qué especies y acuíferos podrían terminar afectados. Asesorados por el biólogo Julián Aguirre Santoro, doctor en Botánica de la City University of New York, se identificaron doce especies de orquídeas, un cuerpo de agua intermitente y dos ecosistemas con características de humedal, lo que haría inviable el proyecto minero en esa área.

Ante esto, Juan Camilo Ferrer, de la dirección jurídica de la CAR, afirmó que por lo complejo del panorama, la CAR realizará una nueva visita, con nueve técnicos, para determinar con mayor exactitud qué es lo que hay en la zona. “Con base en el documento técnico se tomarán todas las medidas que toque, así sea una modificación unilateral de las licencias”.

En cuanto a la pregunta de si la zona es o no humedal, la Corporación afirmó que no. Sin embargo, aclaró que en los cinco días en que la explotación entró en operación, no sé tocó ninguna de las dos áreas que la comunidad reclama como humedales y que de la zona del título minero, la CAR sólo validó el 9,4 % para realizar explotación, porque el resto tenía restricciones.

Por su parte, Cementos Tequendama aclaró que "de acuerdo con la revisión realizada, los cuerpos de agua corresponden a reservorios construidos hace más de 18 años y su ubicación queda por fuera de los límites del aprovechamiento minero proyectado."

El alivio, para ambas partes, es que desde el miércoles pasado el proyecto se encuentra detenido, como medida preventiva que emitió la Alcaldía de Suesca. Pero para López, “aunque ya estén paradas la actividades, lo que vamos a reclamar a la CAR es que tienen que pronunciarse”.

Temas relacionados