Polémica por excursionistas que atravesaron Caño Cristales en camioneta

Uno de los conductores fotografiado da su versión de los hechos y asegura que "no hacemos turismo de depredación".

Cortesía Legion Land Rover

“Somos un grupo de amigos a los que nos gusta recorrer el país en carro. Nosotros no hacemos turismo de depredación, no es nuestra idea. Hay gente que le gusta descubrir a Colombia en avión, a nosotros nos gusta por tierra. Esa vez, salimos desde Villavicencio hacia La Macarena sin saber que el camino que tomamos se chocaba con un tramo del caño. Fue el ejército en el que nos indicó que debíamos cruzar el río, estábamos en una zona de presencia guerrillera, regresar era imposible, serían muchas horas de camino y no teníamos combustible”. Quien habla es Tito Armando Ochoa, uno de los turistas que, en 2009, comandó la caravana de seis camionetas que fueron fotografiadas mientras atravesaban Caño Cristales, uno de los ecosistemas más frágiles y extraordinarios del país. (Ver galería Excursión en camioneta en Caño Cristales).

Seis años después, las imágenes de los autos cruzando el caño, ubicado en el Meta, provocaron la indignación de miles de colombianos que esta semana revivieron en las redes sociales las fotografías publicadas por un grupo de aficionados de las travesías extremas.

En respuesta, Ochoa le aseguró a El Espectador que durante trayecto no se encontró avisos que les indicara que se encontraban cerca de un área protegida.

“Pasamos por dos controles del ejército y ninguno nos indicó que no podíamos movernos por esa área, incluso nos felicitaban por estar recorriendo el país. Cuando llegamos a Caño Cristales aparecieron funcionarios de Parques Nacionales que nos dijeron que no deberíamos estar ahí, pero, antes, en ningún momento habíamos visto alguna advertencia o señalización de Parques. Regresar era impensable, habíamos manejado un día entero, ya no teníamos combustible y no había una ruta alterna. Así que el ejército nos señaló la ruta para atravesar el caño, pasamos bajo sus indicaciones. Esta era una situación de supervivencia”.

La directora de Parques Nacionales Julia Miranda, explicó que episodios como estos fueron comunes hace unos años, pues Caño Cristales está ubicado en una de las zonas de conflicto armado más violentas del país, donde es muy complicado ejercer controles.

La última vez que se presentó un suceso similar, explica Miranda, fue en 2013 cuando un grupo de personas que se movilizaban en cuatrimotos fue retenida en la misma vía por guerrilleros, “desde ese momento hemos implementado cerramientos y estrategias de comunicación para decirle a la gente que esta carretera no está habilitada para los turistas. Hemos trabajado de cerca con la alcaldía de Villa Hermosa, y con los habitantes que se dedican a las guías turísticas y hoy el ingreso al Caño cuenta con protocolos más estrictos” , dijo.

Miranda aclaró que las fotografías no fueron tomadas dentro del área protegida del Parque Nacional Natural Serranía de La Macarena. "En el Parque nunca ha estado permitido el ecoturismo por razones de seguridad. Las fotografías son de la zona de amortiguación de la reserva, área que maneja la autoridad ambiental Cormacarena".

La directora de Parques además dice que, por falta de información y en otros casos por terquedad, muchos turistas dedicados a travesías de turismo extremo terminaron transitando sobre ecosistemas frágiles. "Sabemos también que hay zonas donde hacen falta puentes y señalización y hemos trabajado con las autoridades locales para gestionarlos".

Para Tito Ochoa, que es miembro Legion Land Rover, un grupo de aficionados a las camionetas de alta montaña, la reacción en redes sociales ha sido radical y descontextualizada. "Se refieren a nosotros de manera violenta y generalizan diciendo que todos los que viajamos en camionetas por el país somos inconscientes, destructores. Creo que hay que abrir el debate, que la gente comprenda que no estamos en contra de que se controlen los pasos hacia las áreas protegidas. Nosotros valoramos la naturaleza, viajamos porque nos gustan los paisajes del país, nos encargamos de las basuras que generamos en las travesías, lo que ocurrió en 2009 fue producto de no estar bien informados", dice.

El rechazo masivo que generaron las imágenes de las camionetas cruzando uno de los ecosistemas emblemáticos del país motivó a Cormacarena a convocar una reunión para este miércoles 28 de enero donde se verificara qué estrategias de control se están implementado en la zona.

Después de seis años de ocurridos los hechos, el ministro de Ambiente Gabriel Vallejo y Cormacarena informaron que iniciarán procesos sancionatorios a los infractores y remitirá el caso a las autoridades que investigan estos delitos ambientales.

La polémica llevó a que este martes el grupo de aficionados de Legión Land Rover ofreciera disculpas públicas: “Queremos pedir perdón por el paso que se hizo sobre el caño Cristales en el año 2009 (…) Fue un error de nuestra parte que no volverá a suceder, un hecho totalmente indefendible, no tiene justificación alguna ya que somos una organización amante de la naturaleza y la conservación”, informaron a través de redes sociales.

Temas relacionados