La tala de bosques aumentó en un 278 % en ese país

Por deforestación, Noruega y Alemania retiran apoyo económico a Brasil

Ambos países dejarán de financiar el Fondo Amazonia, que desde 2008 recibe cerca de 1.300 millones de dólares para detener la deforestación.

Deforestación en Mato Grosso (Brasil) abre paso a cultivos de palma africana. / Daniel Beltrán, Greenpeace.

Brasil tiene a su cargo el 60 % de los casi 7.000 millones de hectáreas de selva amazónica. Por la misma razón, lo que suceda con la Amazonia de Brasil podría afectar al resto del bioma, que comparten nueve países, incluido Colombia. Una serie de decisiones tomadas por el presidente de ese país, Jair Bolsonaro, tienen en peligro la supervivencia ecológica de la Amazonia, clave para la mitigación de la crisis climática mundial.

En el último año, la tasa de deforestación en la región aumentó en un 278 %, superando los 5.879 millones de kilómetros cuadrados, el equivalente a 225.000 estadios de fútbol. Cuando los resultados fueron anunciados, a principios de este mes, Bolsonaro decidió despedir a Ricardo Galvão, el jefe del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), que publica el conglomerado de cifras de deforestación en ese país, calificando su método científico como “mentiroso”.

Esto se suma a otras controvertidas decisiones del mandatario de ultra derecha. En febrero de este año, amenazó con cerrar la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), el departamento estatal de asuntos indígenas encargado de proteger las tierras indígenas, y en enero del año pasado, firmó un polémico decreto que retiró la protección legal de cerca de 15 millones de hectáreas de selva, y las libera para la explotación maderera, minera y agrícola.

Por eso, los gobiernos de Noruega y Alemania decidieron retirar el apoyo económico al Fondo Amazonia, el mecanismo de cooperación internacional que desde 2008 capta dineros de donaciones internacionales para la protección de la selva amazónica (y que en Colombia sería equivalente a un organismo como Visión Amazonia).

El ministro del Clima y del Medio Ambiente de Noruega, Ola Elvestuen, dijo al diario Dagens Naeringsliv que la razón correspondía a la decisión de cambiar el cuerpo directivo del Fondo y cancelar el comité técnico que selecciona los proyectos a financiar. Actualmente, el Banco Nacional de Desarrollo (BNDES), un banco público de Brasil, maneja el fondo. La propuesta de Bolsonaro es que pase a manos de operadores financieros privados.

“No podían hacerlo sin nuestro consentimiento. Lo que ha hecho Brasil demuestra que ya no quieren detener la deforestación”, aseguró.

Fondo Amazonia dejaría de percibir 30 millones de euros por parte de Noruega y 35 millones por parte de Alemania. “Tengo un mensaje para la querida Ángela Merkel: coge tu plata y reforesta Alemania. Lo necesitan más allá que acá”, dijo Bolsonaro el miércoles, tras conocer el anuncio.

“Las políticas del Gobierno brasileño en el Amazonas despiertan dudas sobre si aún están persiguiendo el objetivo de reducir de forma sostenida la tasa de deforestación”, declaró la ministra de medio ambiente de Alemania, Svenja Schulze.

Según el diario El País de España, Noruega es el mayor donante, con cerca de 1.200 millones (el 94 %), seguido por Alemania, con 68 millones (el 5 %).

876445

2019-08-16T21:00:00-05:00

article

2019-08-16T21:00:01-05:00

[email protected]

none

- Redacción Vivir

Medio Ambiente

Por deforestación, Noruega y Alemania retiran apoyo económico a Brasil

73

3111

3184