Príncipe Carlos, sin inversiones en energía fósil

El heredero al trono de Inglaterra, así como organizaciones británicas emblemáticas, están retirando sus inversiones de compañías de carbón y petróleo.

 El príncipe Carlos de Inglaterra, quien desde hace varios años se ha convertido en una de las voces más activas a favor del planeta, se sumó a la lista de líderes e instituciones que han decidido retirar sus inversiones de compañías de combustibles fósiles.

Fuentes del Palacio de Buckingham confirmaron al periódico Financial Times que “ni las inversiones privadas del príncipe ni de sus fundaciones de caridad tienen acciones en combustibles fósiles”.

Recientemente, la Iglesia de Inglaterra, el National Trust y las universidades de Oxford y Edinburgh, así como la Asociación Médica Británica, hicieron anuncios similares. El periódico británico The Guardian, bajo el lema “Manténgalo bajo el suelo” lanzó este año una agresiva campaña para promover un cambio de mentalidad frente al cambio climático.

Otras organizaciones, como la Royal Society que agrupa a los más importantes científicos británicos aún no ha dado el paso a pesar de que sus miembros son los principales defensores de tomar medidas contra el cambio climático.

De acuerdo con el Financial Times, cada día crece el escrutinio social sobre este tipo de inversiones, algo similar a lo que ocurrió en los años 80´s con las presiones económicas para poner punto final al apartheid en Suráfrica o lo que décadas atrás sucedió con las empresas tabacaleras.

Así cono en Inglaterra, también en Estados Unidos muchos grupos económicos han comenzado a dejar atrás sus inversiones en compañías de energía fósil. Entre las más importantes ya figura la familia Rockefeller y la Universidad de Stanforf.

Un vocero de Ashden Trust, uno de los fondos que también anunció una revisión de su portafolio de inversiones, explicó que están preocupados y quieren proteger sus inversiones a largo plazo y “los combustibles fósiles ya no suenan como una gran inversión” pues debido al cambio climático la regulación contra el petróleo, el gas y el carbón puede endurecerse.

Vea: Prince Charles shuns fossil fuel investments

Temas relacionados