A proteger 21 humedales del Amazonas

El Instituto Sinchi hizo un llamado para cuidar los cuerpos de agua de esa región, amenazados por contaminación y deforestación

Salida de campoSINCHI

Desde hace 2 años, el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas SINCHI viene investigando sobre el estado de los humedales en el departamento del Amazonas, al sur de Colombia. Además de identificar 77 de ellos en la ribera colombiana del río Amazonas, desde Leticia hasta la comunidad de San Martín de Amacayacu, concluyó que 21 de ellos merecen especial atención.

El proyecto, liderado por la investigadora Marcela Núñez y la Gobernación del Amazonas, reveló que la contaminación, deforestación, disminución de peces, fauna y flora son las principales amenazas y problemas de los 77 humedales encontrados.

El proyecto, que contó con una inversión de 300 millones de pesos del Fondo Ciencia, Tecnología e Innovación, del Sistema General de Regalías, permitió identificar los humedales en la región, su calidad ambiental y sus problemáticas actuales, gracias al equipo de trabajo integrado por investigadores del SINCHI y 19 miembros de la comunidad (uno por grupo).

De los 77 humedales identificados a la vera del río, el SINCHI seleccionó 40 para evaluar su calidad ambiental y sus condiciones físicas, químicas, microbiológicas, hidrológicas, y la biodiversidad y abundancia de microalgas y de macro invertebrados. El estado de los humedales analizados quedó así: 

17.5 % Buena Calidad

32.5 % Calidad Media

32.5% Calidad Moderada

17.5% Baja Calidad

Aunque los resultados evidencian que los humedales están en diferente grado de conservación e intervención, el Instituto SINCHI hizo un llamado a proteger y prestar especial atención a 21 de ellos: las quebradas Guacarí, Guanganay, Parana, Arara, Morrocoy, Tucuchira, Pichuna, Pacuatua, Agua blanca, Yahuarcaca y los lagos/lagunas de Vuelta Pequeña, Curva Larga, Ataunane, Chabarata, Arara, Yahuarcaca, Isla de la Fantasía, Marasha, Yahuarcaca, Zapatero y el Chuquial Pancho.

Los humedales priorizados, entre quebradas, lagos, salados y cananguchales, aportan alimentos, medicinas, y materias primas para la elaboración de casas, canoas, herramientas y artesanías. Además, el agua de casi todo el continente depende de los 200 billones de toneladas que viajan desde el océano Atlántico y son absorbidas por la flora de la Amazonia

Siguen apareciendo nuevos registros para la cuenca del Amazonas

Otro de los resultados fue la identificación de 92 nuevos registros para el departamento del Amazonas; en microalgas (Fitoplancton y Perifiton) se identificaron treinta; en macro invertebrados sesenta y en flora dos nuevos registros, lo que indica que la ribera colombiana del río Amazonas es un sitio de alta biodiversidad.

El proyecto también dejó para uso de las comunidades, entes territoriales y la corporación regional, un mapa con los tipos de humedales, así como más de 100 mapas relacionados con la clasificación geomorfológica y morfológica, intensidad de uso de pesca, madera, chagras y cacería y amenazas por sedimentación/erosión, contaminación, deforestación, disminución de pesca, número de comunidades que usan los humedales y cartografía social.

*Infoamazonia es una alianza periodística entre El Espectador, Amazon Conservation Team y Dejusticia