Protestas contra proyecto minero en el sur de Perú cumplen 24 días

Los opositores al proyecto Tía María, que iniciará a mediados de 2017, afirman que la futura mina de explotación de cobre contaminará con polvo ácido sus campos de cultivo y el agua del río Tambo.

Protestas en Perú contra el proyecto minero Conga. / Archivo EFE

Las protestas contra el proyecto minero Tía María, en la provincia de Islay, cumplen este miércoles 24 días en el sur de Perú, en medio del anuncio de la empresa Southern de iniciar sus operaciones en 2017 y los esfuerzos del gobierno por resolver las quejas de la población.

La paralización de actividades se mantiene en varios distritos de la provincia de Islay de la región de Arequipa, a unos 1.055 kilómetros al sur de Lima, donde sus alcaldes distritales y los dirigentes del Frente de Defensa del Valle del río Tambo exigen el retiro del proyecto minero.

La empresa Southern Copper Corporation, del Grupo México, informó que el proyecto Tía María iniciará sus operaciones a mediados de 2017.

El presidente de Southern, Oscar González Rocha, afirmó en un comunicado, que "la construcción del proyecto Tía María se iniciará apenas se cuente con la licencia respectiva, que debe emitir el Ministerio de Energía y Minas de Perú, para ejecutar su desarrollo y construcción en el plazo de 24 meses".

Tía María producirá 120.000 toneladas anuales de cátodos de cobre, los cuales se obtendrán mediante el proceso de lixiviación y empleará agua de mar desalinizada.

La empresa estimó que la inversión total para el desarrollo del proyecto ascenderá a 1.400 millones de dólares.

Los opositores al proyecto Tía María afirman que la futura mina de explotación de cobre contaminará con polvo ácido sus campos de cultivo y el agua del río Tambo, y lo rechazan desde 2011 cuando hubo otra violenta protesta que dejó tres muertos y decenas de heridos.

Ante el paro indefinido, el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, viajó el martes a la zona para explicar que las observaciones sobre el manejo de agua y la contaminación ambiental fueron resueltas en la revisión del Estudio de Impacto Ambiental.

Cateriano dijo que se deben poner "todos los esfuerzos para que las dudas se solucionen con diálogo" y agregó que no se va a permitir que "grupos de violentos vengan a impedir el desarrollo".

Asimismo, el primer ministro afirmó que el gobierno abogará por la detención de quienes continúen enfrentándose contra la Policía Nacional y atacando instalaciones públicas, como la estación de Bomberos del distrito de Cocachacra.

Cateriano declaró además, que "el gobierno tiene la intención de solucionar el conflicto de Tía María" y que acudirá a dialogar con los opositores "las veces que haga falta para sacar adelante este proyecto".