Publicar selfies con especies amenazadas podría impulsar el comercio ilegal de mascotas

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Las nuevas pautas publicadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad mundial en la protección del mundo natural, señalan que las imágenes publicadas en las redes sociales por primatólogos e investigadores pueden dañar los esfuerzos de conservación de especies amenazadas como, por ejemplo, los chimpancés u orangutanes.

Entre los esfuerzos para seguir promoviendo la conservación de especies de animales, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad mundial en la protección del mundo natural, expidió unas nuevas pautas. Una de ellas es pedir a los primatólogos y científicos famosos a no publicar selfies en las redes sociales con especies amenazadas. (Lea: Aprueban prohibición a comercio de animales vivos en plazas de mercado de Bogotá)

La UICN explicó que abrazar a primates cachorros o mostrar cómo se interactúa con especies de monos en los santuarios podría entorpecer los esfuerzos de conservación de estas especies. Según la entidad, las imágenes podrían impulsar indirectamente la demanda del comercio ilegal de mascotas de primates y alentar al público a tomarse selfies con monos, orangutanes y lémures.

De acuerdo a varios estudios que se encargaron de analizar el uso de primates comerciales, como los chimpancés, en anuncios publicitarios. Los investigadores determinaron que entre 1950 y 1970 los anuncios pudieron distorsionar la percepción del estado de conservación de un animal. Un efecto que se podría repercutir con las imágenes en las redes sociales. (Puede leer: Comercio ilegal de jaguares estaría vinculado con inversión de China en Latinoamérica)

Según la UICN, de las 514 especies de primates que ha evaluado, cerca de dos tercios están en peligro de extinción. La agricultura, la caza, la infraestructura humana y la crisis climática son algunas de las causas en el deceso de la población.

Hace un año, la primatóloga Jane Goodall, a través de su fundación, había hecho el mismo llamado luego de que se hiciera viral el video de un chimpancé moviéndose en un teléfono móvil. Desde hace varios años, su instituto dejó de utilizar imágenes de Goodall interactuando estrechamente con primates y reemplazó a los ejemplares por un primate de juguete. (Le puede interesar: El tráfico ilegal de animales salvajes, el problema sanitario que reveló el coronavirus)

Sin embargo, los primates no han sido la única especie que se ha visto afectada por la publicación de las fotos o por ser usados en publicidad. En Costa Rica, por ejemplo, las selfies con animales salvajes fueron prohibidas por proteger a los perezosos, que han sido utilizados ilegalmente como accesorios para turistas.

Comparte en redes: