Indígenas piden a bancos no financiar comercio de petróleo en Amazonas

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Explicaron que esta actividad representa una amenaza para su comunidad. Además, un nuevo informe, demostró que la financiación del comercio se utiliza para trasladar el petróleo y el gas de la producción a las refinerías.

Los pueblos indígenas, ubicados en las cabeceras del Amazonas en Ecuador y Perú, le pidieron a los bancos europeos dejar de financiar el desarrollo petrolero en la región, una actividad que representa un daño al ecosistema y, por supuesto, a la comunidad. Esta área, que es de cerca de 30 millones de hectáreas, cuenta con un ecosistema de selva tropical diverso. Sin embargo, en los últimos años se ha visto amenazado por la expansión de la extracción de petróleo. (Lea: Nace primera iniciativa científica por la supervivencia de la Amazonía)

Aunque muchos bancos se comprometieron a detener o limitar la financiación de los proyectos de combustibles fósiles, principalmente en ecosistemas delicados como el Amazonas, un nuevo informe reveló la financiación del comercio de esta actividad. Encontró que la financiación de estos proyectos se utiliza para iniciar y desarrollar pozos de petróleo, extracción de combustibles fósiles, refinerías y oleoductos y que, el dinero que se emplea para el comercio es empleado para trasladar el petróleo y el gas de la producción a las refinerías.

El informe, realizado por Standearth Research Group y Amazon Watch, encontró que en la mayoría de las ocasiones los bancos le otorgan préstamos a las empresas que necesitan un financiamiento comercial, pero, estas compañías lo realizan por medio de intermediarios y, en la mayoría de los casos, en las solicitudes no incluyen sus objetivos de sostenibilidad. Las entidades encargadas del estudio rastrearon $ 10 mil millones de dólares de financiamiento comercial desde 2009 de 19 bancos europeos, muchos de ellos cubrían el petróleo en las cabeceras del Amazonas.

Sin embargo, algunos líderes de la región se preguntaron si realmente los bancos analizan el trasfondo que hay detrás de cada préstamo. Uno de esos líderes es Marlon Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana, quien en entrevista con The Guardian dijo que si los “ejecutivos conocen el costo real de su financiamiento. Pero, ¿cómo pueden dormir tranquilos sabiendo que su dinero deja a miles de pueblos y comunidades indígenas sin agua, sin alimentos y en devastadoras condiciones de salud por la contaminación de los ríos? Es hora de que los bancos, empresas y consumidores del petróleo extraído en la Amazonía ecuatoriana reconozcan cómo sus negocios afectan nuestros territorios y forma de vida “. (Puede leer: Los indígenas que evitaron la explotación de petróleo en la Amazonía ecuatoriana)

Vargas cuenta que, por ejemplo, un solo derrame en Ecuador que se registró en abril contaminó muchísimas millas de los principales ríos de este país, eso sin contar con las más de 35.000 personas en comunidades fluviales que resultaron afectadas. En Perú la extracción minera, según el estudio, provocó que 17 millones de galones de petróleo crudo fueran derramados.

Tyson Miller, director de programas forestales de Stand.earth, aseguró al medio inglés que “la extracción de petróleo nueva y en curso en la región es una puerta de entrada a la deforestación y al aumento de la actividad agrícola e industrial, por lo que los líderes indígenas de la región han expresado repetidamente su oposición a la expansión de la industria petrolera y otras actividades industriales en sus territorios”.

Tras la investigación, varios de los bancos que fueron estudiados confirmaron que efectivamente no habían incluido en sus compromisos el financiamiento comercial sobre préstamos sostenibles. ING, en su defensa, sostuvo que no reconocen “los cálculos de exposición agregada en el informe. Esto podría explicarse por el horizonte temporal extendido y el cambio en la relación con el cliente a lo largo del tiempo. Por ejemplo, dos comerciantes mencionados en el informe ya no son nuestros clientes”. (Lea también: Indígenas se oponen a perforación petrolera en el amazonas ecuatoriano)

Por su parte, UBS también se defendió y explicó que “hemos rechazado transacciones en las que el origen del petróleo está asociado de manera verificable con infracciones de nuestras normas, como los derechos territoriales de los pueblos indígenas o los sitios del patrimonio mundial de la Unesco. Mantenemos diálogos continuos con las partes interesadas relevantes, como las organizaciones no gubernamentales, para informar el enfoque y la comprensión de UBS sobre los problemas y preocupaciones sociales “.

Comparte en redes: