En Puerto Rico se avecinarían fuertes racionamientos de agua por falta de lluvias

La isla se acerca a un posible racionamiento del suministro de agua si continúa la falta de precipitaciones que sufre la isla caribeña desde hace semanas.

Archivo EFE

El vicepresidente de Operaciones de la estatal Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Francisco Martínez, reconoció que la situación es preocupante en algunos embalses, que este martes registraron nuevas bajadas en sus niveles de almacenamiento de agua.

Martínez, que no precisó fecha exacta para el inicio de un posible racionamiento, dijo que la falta de lluvias en las últimas fechas combinado con un año en general de pocas precipitaciones hacen temer la puesta en marcha de medidas si continúa la tendencia.

El funcionario apuntó que los primeros afectados serían los residentes del área metropolitana de San Juan, donde vive gran parte de la población de la isla caribeña.

Precisó que el embalse que más preocupa en el de Carraízo -destinado exclusivamente a abastecer el área metropolitana-, que este martes registraba un nivel de 36 metros, cuando el nivel óptimo son 41.

El embalse de La Plata, también destinado también de forma exclusiva al abastecimiento de la capital y su área de influencia, registraba un nivel de 44 metros, cuando su nivel óptimo son 51 metros.

El de Cerrillos, que abastecer la ciudad de Ponce -la principal del sur de la isla-, registraba 165 metros, por debajo del óptimo de 173.

Puerto Rico estuvo cerca de sufrir racionamiento de agua en julio de 2014, aunque la llegada de lluvias interrumpió el plan de corte de suministro a días de la entrada en vigor de la medida.

Entre los años 1994 y 1997 puerto Rico registró uno de sus episodios más críticos de la historia reciente de la isla, cuando la falta de lluvias causó pérdidas para la economía local cercanas a los 300 millones de dólares, principalmente en la agricultura.

La isla sufrió también una sequía severa entre 1964 y 1967, periodo en el que la lluvia se redujo aproximadamente un 30 % respecto al promedio habitual.