¿Quién vigila a los financiadores de los proyectos contra el cambio climático?

Las tres instituciones financieras que lideran las inversiones en proyectos de adaptación y mitigación del cambio climático construyeron una plataforma para que la gente le haga seguimiento a los proyectos que financian.

Estes es un proyecto de energía geotérmica en Ecuador, liderado por mujeres.

En el Acuerdo de París, ese tratado monumental en el que 196 países se comprometieron a frenar el cambio climático, quedó escrito que, además de ls compromisos, era fundamental poder medir los resultados y la eficiencia de las inversiones. Si bien las naciones que hoy están reunidas en Bonn están escribiendo la letra pequeña de este acuerdo, tienen mucho que decir al respecto, es evidente que hay otros actores clave a la hora de cumplir esta parte del acuerdo. 

Los bancos, que se meten la mano al bolsillo para apostarle a los proyectos propuestos por países u ong's para combatir este problema ambiental, son uno de ellos. En 2016, por ejelmplo, el Banco Interamericano de Desarrolló duplicó sus inversiones en este apecto, y para 2020 alcanzará la cifra record de $4.000 millones de dólares.

(Vea la galería: Estas son las mejores iniciativas que ayudan a combatir el cambio climático en el mundo)

Tanta es su relevancia, que las principales Instituciones financieras que están poniendo plata para enfrentar el cambio climático tienen su propio pabellón en la COP 23. Se llama la Iniciativa del cambio climático de las instituciones financieras y ya son 31 sus miembros oficiales. En ese lugar ls bancos lanzaron la primera base de datos que permite a cualquiera mirar con lupa los proyectos que financian.

El Banco de Inversiones Europeo (EIB), el Banco para el Desarrollo de Latinoamérica (CAF) y el Instituto para la Economía del Clima (I4CE) lideraron la creación de la primera base de datos pública sobre los proyectos contra el cambio climático que se están ejecutando en el mundo. 

Inicialmente, la plataforma condensará la información sobre 50 proyectos clave alrededor del mundo, pero la idea es que todos los bancos e instituciones del sector financiero que están metiendo su dinero en este tipo de iniciativas depositen allí los datos que tienen sobre sus proyectos.

“Los estudios de caso contenidos en esta nueva base de datos le ayudarán a las instituciones y empresas a tener una mirada mucho más global sobre cómo sus pares están integrando el cambio climático en sus operaciones”, explicó el director ejecutivo de I4CE.

Por su parte, Jonathan Taylor, el vicepresidente para el cambio climático del EIB dijo que la plataforma tiene como objetivo promover la transparencia en la “financiación verde”. “(Tener) mejor información es urgente si el sector financiero quiere alinearse a los acuerdos de París”, agregó.

La plataforma es de acceso público y está organizada según cinco principios que los mismos bancos establecieron en París, hace dos años, para gestionar el dinero que le meten a este problema.

Si bien las instituciones financieras están metiendole la ficha al problema, todavía estamos lejos de paliar los posibles efectos devastadores que el cambio climático podría dejar en el mundo. Tan solo en Latinoamérica y el Caribe, se estima que se necesitan inversiones de entre $75.000 y $80.000 millones de dólares para responder al problema. es, sin contar que los países deberían gastar el 1,5% de su producto interno bruto (PIB) en el tema si quieren sobrevivir. Hoy, las inversiones apenas rozan un tercio de esta cifra, reveló un informe realizado por el BID en 2016.